Este blog está discontinuado

Hola. Este blog ya no se actualiza. Pero me pareció bien que todo este material siguiera estando ahí. Por si alguna vez alguien quiere leerlo, y por contribuir a la basura informática.
Puedes ver y leer lo que hago y escribo ahora en instagram,
en facebook, en twitter...

29.4.07

No ganamos para sustos. El Gobierno convoca (ver bases) un concurso abierto para "propiciar la concurrencia de ideas con el fin de seleccionar un logotipo del Gobierno de España". Hale, alegría de la huerta. Del mismo modo, yo propongo, con todo respeto, eso sí, que cuando haya de operarse de hemorroides el Señor Zapatero, se convoque asimismo un concurso abierto para que cualquier médico, qué digo, tampoco hace falta que sea médico, para que cualquiera pueda optar a trastearle en la puerta de atrás a nuestro presidente, a ver quien lo hace con mayor tiento y delicadeza. Y si no le gusta ninguno, pues se declara desierto y nos ahorramos todos el importe del premio.
No voy a hacer ningún chiste acerca de que las bases estén publicadas en Comic Sans. Supongo que, dirigiéndose a los diseñadores, han pensado que había que ser modernos, enrrollaos y creativos.
El planteamiento hace aguas por todos lados: ¿cómo puede contemplarse que quede desierto un concurso con premio en metálico? Podrá no usarse la solución escogida, pero nunca declararlo desierto. ¿para qué un jurado, si "la resolución del concurso de ideas será adoptada por el Secretario de Estado de Comunicación"? Se supone que se constituyen los jurados para contrarrestar el carácter subjetivo o la arbitriariedad de las decisiones unipersonales.
Aunque sea un concurso abierto, no remunerado y con posibilidad de desierto, no tienen reparos. Hubiera bastado la solución gráfica, para que sólo el definitivo se desarrollara después. Pero no, que trabajen los diseñadores, que al fin y al cabo nos sale gratis:
"se valorarán positivamente los siguientes aspectos: Las propuestas que muestren cómo se adapta el logotipo a los espacios y formatos en los que éste se incluirá en el futuro (web, cartelería, papelería, publicaciones, etc.). Las propuestas que muestren cómo sería un manual de imagen institucional inspirado en el logotipo presentado". Ya puestos, yo propongo que cuando convoquen a concurso a las constructoras para hacer una autovía, les exijan que la entreguen acabada, y paguen sólo la que quede más bonita. Se acabarían los atascos de Semana Santa.
No contentos, para aprovechar al máximo tanto esfuerzo no retribuido, los autores de los logotipos presentados (ojo, que no dice ni premiados ni seleccionados, se refiere a todos) "cederán de manera gratuita sus derechos de distribución y comunicación pública al Ministerio de la Presidencia para que sean mostrados en exposición o formen parte de un catálogo o publicación".
Por si fuera poco, "con posterioridad a la resolución del presente concurso de ideas, el Ministerio de la Presidencia contratará, si fuera necesario, los trabajos necesarios para la adaptación del logotipo, pudiendo adjudicar dichos contratos al ganador del concurso de ideas, siempre que supongan una continuidad del concurso". Al margen de que la última frase no tiene sentido (¿de qué depende que suponga una continuidad del concurso? ¿qué es una continuidad del concurso?) lo que quiere decir es que se quedan con las manos libres para encargar a "otro" el desarrollo, por si alguien pensaba que por ganar iba a tener trabajo después.
Cabría pensar que todo esto se justifica con una dotación al ganador muy por encima del valor de mercado. Pues no. El que gane, si gana alguien, se llevará doce mil euros. Menos de lo que paga cualquier ayuntamiento de provincias porque le adecenten el escudo.
No sigo por no aburrir, pero podría.
Aunque no quiero acabar sin mencionar el mejor párrafo de las bases, el no va más de la ineptitud:
"De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 14 del TRPLI prestarán su autorización para que el Ministerio pueda modificar, desarrollar o adaptar dicho diseño, pudiendo utilizar para ello cualquier medio que considere oportuno".
Señores de Moncloa, no es el TRPLI sino el TRLPI. ¿Un descuido, o una zancadilla no sea que nos dé por buscar el artículo de marras en google?. Pero bueno, lo he encontrado y dice:
"Corresponden al autor los siguientes derechos irrenunciables e inalienables:
(...) 5. Exigir el respeto a la integridad de la obra e impedir cualquier deformación, modificación, alteración o atentado contra ella que suponga perjuicio a sus legítimos intereses o menoscabo a su reputación".
O sea, que ese artículo lo que especifica es que no se puede hacer precisamente eso que el gobierno quiere hacer amparándose en ese artículo. Absolutamente marxista (de Groucho).

8 comentarios:

gor.k dijo...

"El Jurado adoptará sus decisiones con total independencia y en base a los criterios
de valoración que determinen, que, en todo caso, deberán centrarse en el valor
artístico y simbólico de la propuesta".
Vaya, ¿desde cuando un logotipo se mide por su valor artístico y simbólico?

Muy buena la metáfora de Zapatero con el culo en pompa, y una fila de españolitos esperando a meterle el dedito... sólo de imaginarlo me están dando unos repeluses...

flipatu dijo...

Bueno, creo que mucho peor ha estado lo que han hecho con el tema del nuevo plano del Metro.

No comprendo muy bien que te sorprenda esto despues de lo anterior que menciono.Sobre todo cuando por lo visto para el tema del plano del Metro de Madrid la cantidad de 96.000 euros es un velo porque va a salir por bastante más (lo sé de muy buena tinta) para evitarse pasar por concurso como debería haber sido.Y porque, la agencia, no tiene nada que ver en esto aunque su autor tenga la cara dura de esconderse tras ello para salvaguardar lo que ha sido una completa "adjudicacion a dedo".
En un a parte dejo la critica a los aspectos formales que creo esenciales a la hora de diseñarlo y que considero que Sañudo ha sido poco respetuoso en el ejercicio de su profesion.Aunque sé que lo defiendes, en mi opinión deja muchisimo que desear.

Aqui, aunque lo hagan con poco criterio, por lo menos lo sacan a concurso. En el caso anterior ni lo uno ni lo otro.

alvaro sobrino dijo...

Hola, Flipatu.

Personalmente prefiero que se adjudiquen estas cosas limpiamente a dedo y dentro de la legalidad (no digo que sea el caso de Metro, ni lo dejo de decir, porque no lo sé) a los concursos abiertos indiscriminados. Porque lo primero respeta nuestra profesión y lo segundo la desprecia.
Y como mejor fórmula, defiendo siempre la de concursos restringidos remunerados.

En el caso del Metro no defiendo ni a los políticos ni al diseñador, sino el resultado, que a mí si me parece bueno, y trataré de argumentarlo pronto en un post.

flipatu dijo...

:)
Fantastico.

De todos modos una puntualizacion: a veces el propietario del "dedo" tiene tanto o menos criterio formacion y, sobre todo capacidad para respetar nuestra profesion que quienes han redactado las "pintorescas bases" de este concurso.

Estoy muy de acuerdo con lo de los concursos restringidos renumerados.


A ver si poco a poco, el gremio se va haciendo oir mas y a la par consigue "educar" un minimo al profano.


Un saludo y felicidades por tu blog.

alvaro sobrino dijo...

por cierto... no se me ocurre ningún concurso o licitación pública en que no se exija capacitación. Eso sólo sucede con los concursos de diseño. Estoy seguro de que al jardinero de Moncloa (y lo digo con gran respeto) por lo menos le exigieron el graduado escolar. Pero para optar a hacer el logo del Gobierno de España... yo creo que en esto de las bases de los concursos a lo de "cualquier persona" deberían añadir "que haya cumplido la edad mínima laboral". Por lo menos, que no acabe en explotación infantil el tema.

gor.k dijo...

Me da muy mala espina la redacción de las bases. Quien las ha redactado no controla mucho de diseño, se pide un logotipo, o sea, la representación gráfica y unívoca de palabras, y al tiempo se "exige" remitir a los colores de la bandera, pues va a parecer el cartel de una guardería... yo creo que quieren una marca o un símbolo, pero se han liado. Apuesto a que lo que gane no es un logotipo. Y a los diseñadores que sí saben lo que es un logotipo y lo hagan, los tirarán para atrás.

gor.k dijo...

Un apunte más: dice La Ley de Contratos de las Administraciones que...

"Artículo 216. Concursos de proyectos con intervención de Jurado.

1. Se consideran concursos de proyectos los procedimientos caracterizados por la intervención de un Jurado compuesto exclusivamente por personas físicas independientes de los participantes y que, con o sin asignación de premios, tengan por objeto, mediante la correspondiente licitación, elaborar planes o proyectos principalmente en los campos de la ordenación territorial, el urbanismo, la arquitectura, la ingeniería y el procesamiento de datos.
El Jurado adoptará sus decisiones o dictámenes con total independencia, sobre la base de proyectos que le sean presentados de manera anónima y atendiendo únicamente a los criterios indicados en el anuncio de la celebración del concurso".

Y las bases, por contra, dicen:

"Las competencias asignadas al Jurado son las que se indican a continuación:
(...) c) La elevación al Secretario de Estado de Comunicación de la propuesta de
resolución del concurso de ideas".

Y mas adelante:

"4. Resolución del concurso de ideas:
La resolución del concurso de ideas será adoptada por el Secretario de Estado de Comunicación".

Yo me pierdo con tanta jerga, pero entiendo que eso de que el jurado "eleve una propuesta de resolución" y la resolución sea adoptada –o no, supongo– por un capitoste político, me parece que contradice la ley.

Como diría Mijatovic, todo esto es muy raro...

Miguel Angel dijo...

Te escribo de Lima, Perú. Soy diseñador gráfico.

¿Qué puedo decir? Todo el mundo -digo, todos los clientes- quieren jugar al diseñador. Y creen que nuestro trabajo es fácil. Que cualquiera lo puede hacer. Que si tu no lo quieres hacer, allí hay otros haciendo la cola.

Aquí cuando les cobras a alguien 700 dólares (algo más de 600 euros) por un logotipo te dicen que eres inconciente. Muy caro.

La verdad que yo pensaba que hacer diseño era difícil sólo en mi país. Y ví las bases del concursete en Comics Sans y me dió risa. Y más risa el importe pagado al ganador. Pero en fin, qué queda.

Yo sobrevivo diseñando para otros y hago buen diseño como pasatiempo. Así gané un concurso convocado por Samsung Electronicas Perú: como jugando. ¿Cuanto fué el premio por 6 piezas publicitarias? 1500 soles (al cambio serían como 375 euros). Cuando me entrevistaron y me preguntaron mis pretenciones económicas me dieron a entender que era mucho (mil dolares mensuales).

Esta claro quelo único que queda es adaptarse. Ni modo. Yo me río olímpicamente de estas cosas y procuro aprender lo más y mejor que pueda, como hago leyendo sus artículos.

Saludos. Y sigan publicando artículos tan instructivos. La experiencia siempre vale.

Álvaro Sobrino. Diseñador gráfico, periodista y editor.
Mantiene una columna en la revista VISUAL, con el nombre de Crónicas de Pseudonimma, donde recoge opiniones de otros y las suyas propias acerca de la actualidad del diseño español.