12.1.14

Economía para zotes XXV. De los jueces y los desahucios

Hoy voy a contar una experiencia personal.

Yo viví un desahucio en el año 86. Vivía en una buhardilla cochambrosa, en la calle del Barco número 14, en Madrid. Dejé de pagar el alquiler, porque el dueño no arreglaba las goteras, porque no tenía cédula de habitabilidad, porque tenía el agua enganchada al portal, y yo pagaba todo el agua de la comunidad... ni siquiera fue porque no pudiera pagar el alquiler –aunque me costaba–. Por entonces había compr...ado un pequeño local en Lavapiés, que estaba arreglando para trasladarme. Acudí al juicio sin abogado, sabiendo que lo perdería. Duró dos vistas. Después de cada una, la jueza me decía "quédate un momento", y cuando la abogada del dueño se iba, me explicaba lo que había hecho mal, y porqué aunque tuviera yo razones, ella tendría que deshauciarme. Le fui sincero: había aguantado mucho, estaba arreglando mi local y solo quería ahorrarme los últimos meses de alquiler, para compensar todo lo que me habían puteado. Me preguntó que cuando me trasladaba, y le dije que en agosto. La sentencia de deshaucio salió el cinco de septiembre, cuando yo ya me había ido del piso. Aquella jueza cumplió con su deber, pero fue comprensiva, se puso en mis zapatos y encontró la forma de actuar conforme a su deber y su sentir. Nunca se lo agradecí. Ojalá los jueces, algunos lo hacen, actúen así cada vez más. Cumpliendo la ley y entendiendo al ciudadano.

29.11.13

Manuel Estrada: Asalto al tren del diseño

[publicado en Visual, nº 165] Madrid no ha sido nunca un ejemplo de promoción del diseño. Gallardón, en su política de crear espacios mastodónticos para no dotar después los contenidos, decidió que una de las naves del Matadero sería para el Diseño. Un regalo envenenado, pero regalo al fin y al cabo.
La Asociación Dimad se encontró con aquel espacio enorme que había que llenar. El Ayuntamiento exigió que se creara una Fundación con la que poder firmar el convenio, algo que no deja de ser una práctica habitual. Nació así la Fundación Diseño Madrid.

En tanto que instrumental, y como no podía ser de otro modo, la Fundación en su gestión se vinculaba a Dimad.
Según puede leerse en el asiento del registro de fundaciones de la CAM: “Fundadora: La Asociación de Diseñadores de Madrid (…) constituye una Fundación denominada Fundación Diseño Madrid”. En el artículo 3 puede leerse “La Fundación se rige por la voluntad del fundador, manifestada en estos estatutos…”.
Respecto al gobierno de la Fundación, en los estatutos fundacionales de 2007 (art.17) consta que “el presidente y el secretario del Patronato serán el presidente y el secretario de la Asociación Diseñadores de Madrid Dimad”.
Esta fórmula garantizaba que Asocia-ción y Fundación se regirían por criterios parecidos, y sobretodo dotaba a esta última, aunque fuera por vía indirecta, de una gestión democrática: habrían de ser los socios de Dimad quienes al elegir a sus representantes, lo harían también para la institución que ostenta el convenio con el Ayuntamiento. Hasta aquí, todo transparente y cristalino.
Dimad ha sido una asociación presidencialista, se diría que casi personalista. Fue promovida por Manuel Estrada tras fracasar en su intento de alcanzar la presidencia de la Asociación Española de Profesionales del Diseño –AEPD–, y en aquel empeño su mano derecha era entonces Juan Ordax, quien organizaba ferias para IFEMA y precisaba para ello el apoyo de la representación del colectivo. Durante estos años el protagonismo del presidente ha sido un hecho, y en el decir de algunos estéticamente feo, pues no quedaba claro dónde acababa el presidente y dónde empezaba el diseñador de cabecera del consistorio.
Los estatutos de la Asociación Dimad no contemplan la posibilidad de que un mismo presidente esté más de ocho años en el cargo. Se han cumplido ya esos ocho años, y desde hace meses la presidencia la ocupa Pedro Feduchi.

¿Cómo se produce el asalto?

Recapitulemos. La Asociación Dimad es quien representa a los diseñadores. Se rige por unos estatutos que confieren a los socios el control democrático de la misma. En determinado momento, necesitan tener una fundación para poder firmar con el Ayuntamiento la concesión de la nave del Matadero. Esa Fundación, en sus estatutos, vincula su gobierno al de Dimad.
Hasta aquí, todo bien. El Ayuntamiento ha cedido unas instalaciones públicas a los diseñadores a través de una fundación que es de su Asociación. La Fundación puede –de hecho, lo hace– explotar comercialmente ese espacio realquilándolo. Pero de repente, algo suena raro. A los ocho años de ser presidente de Dimad, Manuel Estrada deja el cargo, pero sigue siendo presidente de la Fundación. ¿No habíamos quedado que según sus estatutos son los socios de Dimad quienes eligen al que ha de ser también presidente de la Fundación?
Y entonces es cuando se descubre el cuidado con el que se ha pergeñado el asalto. En julio de 2011, los estatutos de la Fundación fueron modificados. Veamos los cambios:
Se modifica el redactado del art. 17, que como ya hemos visto fijaba que los cargos de Presidente y Secretario recayeran en quienes ocupen esos cargos en la Asociación. El nuevo redactado dice: “El Patronato de la Fundación elegirá de entre los miembros que pertenezcan a la Asociación Diseñadores de Madrid (Dimad), a quienes ejerzan las funciones de presidente y secretario”.
Analicemos las consecuencias de este cambio:
La Fundación fue concebida como un instrumento de Dimad y supeditada a ella. Incluso, según consta en los estatutos, la aportación de los fondos para su creación fue hecha por la Asociación. La Fundación es quien recibe y controla los fondos y ayudas, quien “gestiona” la Central de Diseño, y la Asociación es un mero alquilado.
El Gobierno y la jerarquía de la Fundación ha dejado de estar en manos de los socios de Dimad, y ha dejado de ser democrática. Con el cambio de estatutos, ni siquiera se prevé un mecanismo de renovación de sus cargos, más allá de que sea el propio patronato quien decida renovarse a sí mismo. En cualquier caso, los socios de Dimad nada tienen que decir en el proceso, la Fundación es independiente y es el patronato quien decide.
Perdido el control de la Fundación, la Asociación está supeditada a esta, quiere decirse que un patronato que no se elige democráticamente, que no es renovado sino a petición propia, decide sobre un equipamiento que el Ayuntamiento cree que ha cedido al diseño madrileño. Se ha pasado de una situación en que la Asociación –controlada por sus socios, como no puede ser de otro modo– tenía una Fundación supeditada a otra en que la Asociación es un instrumento de la Fundación y esta ostenta el control.

Las preguntas que deben ser respondidas

Hasta aquí, los hechos. Quedan ahora muchas cuestiones en el aire: ¿Fueron los socios de Dimad suficientemente informados y consultados para ese cambio de estatutos? ¿Tiene sentido que una Fundación creada para gestionar un equipamiento público esté en manos de una sola persona, por tiempo indefinido, y cuyo único mérito fue modificar unos estatutos cuando era presidente de la Asociación? ¿Sabe el Ayuntamiento de esta nueva situación, y es connivente con ella? ¿Existe alguna posibilidad –y voluntad para ello– de que desde Dimad esta situación sea revertida, devolviéndole a los diseñadores el control de la Fundación y con ello el del espacio público que en su día les fue concedido?

12.11.13

Economía para zotes XXIV. ¿que por qué no funciona el mercado del libro?

BRAGAS y CALCETINES:
Punto de venta: 50% margen (en primera venta. Después, rebajas, saldos, outlets...)
Compra en firme: 100% de los pedidos
Distribuidor: entre 8 y 10%
Devolución: 0%

LIBROS:
Punto de venta: 25-30% margen (no hay segunda venta por la Ley de precio fijo)
Compra en firme: (pon lo que quieras, pero es menos...)
Distribuidor: 25-30%
Devolución: 65%

¿te has dado cuenta de que toda la gente que conoces compra bragas y calcetines?

31.10.13

Economía para zotes XXIII. RENFE: No importa...



Imprimir en color es más caro, pero da igual, ellos no lo imprimen, lo imprimes tú. También es menos sostenible, pero como ellos no lo imprimen... imprimir tres copias (una para justificar gastos, otra para viajar, otra para que tu chic@ no se olvide de ir a recogerte) también es más caro y menos sostenible. Pero claro, como ellos no imprimen, sino que imprimes tú...

Si diseñáramos pensando en las personas, el mundo sería un lugar mejor

11.9.13

sobre la vía catalana, la consulta y el corro de la patata

Hoy es once de septiembre, y en Catalunya se celebra la Diada. Hay convocada una cadena humana para reivindicar la independencia.
Visto que no soy capaz de hacerme entender, e indefectiblemente en redes sociales o en los bares –mejor– cada vez que sale el tema acabo tarifando con alguien, trataré de puntualizar una vez más sobre ello.
1. Soy partidario de la consulta (de esta y de otras muchas que nadie pide) y que el resultado sea vinculante.
2. No soy catalán, por tanto no podría votar. Ello me evita el trance de decidir. Pero mi opción es clara y voy a muerte con ella: quiero lo que quieran la mitad más uno de los catalanes.
3. No es aceptable la vía emprendida por los políticos. Lo primero, ha de ser una consulta vinculante para saber qué quieren los ciudadanos. No para declarar la independencia, sino para decidir que ese es el objetivo. Y esa consulta ha de hacerse de espaldas a Madrid, al Gobierno y al parlamento español. Sea o no constitucional. Un proceso de independencia no puede ser de mutuo acuerdo. Este proceso de pedir permiso es perverso en sí mismo. Primero se decide, después se negocia, y no al revés.
4. En la solución final, debe contemplarse la opción individual, que cada ciudadano pueda decidir de qué lado cae, sin que eso afecte a sus condiciones de vida. Nadie habla de los criterios "para ser catalán"... y en lo poco que he leído, nunca se dice "querer ser catalán". En mi caso, por ejemplo, no reuniría los requisitos. Pero mis hermanos pequeños sí. Y como yo llegado el caso voy a querer ser catalán, llegaremos al absurdo de que mi hermana tendrá que solicitar un reagrupamiento familiar (ironía).
5. De la cadena humana convocada para hoy entiendo su valor festivo y me agrada. Pero no entiendo lo que reivindica y me molesta que sea utilizada para dar validez a la Vía Artur Mas, y eso me incomoda, porque creo que es la peor vía.
6. Esto es un proceso independentista, en el símil de "irse de casa", los políticos están actuando como si lo que se negociara fuera poder llegar una hora más tarde los sábados por la noche. Lo siento, pero no me lo creo. Históricamente la independencia se conseguía mediante la violencia física. Creo que ahora es el momento de la violencia verbal y conceptual. Pero violencia a la postre. No puede ser de otro modo. Aunque a algunos, a unos y a otros, esta farsa les esté dando interesantes réditos políticos. Esa es la trampa. Feliz diada.


28.8.13

Economía para zotes XXII. Los periodistas y las cifras

A los periodistas no se nos dan bien los números. Las grandes pifias suelen suceder cuando hay que emplear cifras de más de 8 dígitos. Casi sin darme cuenta, cada vez que oigo o leo una cifra de muchos millones de algo, la divido por un número relacionado de algo que tenga que ver: por ejemplo, el número de habitantes de nuestro país. Es un ejercicio divertido, y te das cuenta de las dificultades que tenemos los periodistas –los humanos en general– para entender cifras altas. Esta semana he encontrado dos ejemplos.

En Antena 3, en este reportaje la redactora afirma en el min. 1.00 que "en la comarca del Bajo Cinca se producen ciento cuarenta millones de toneladas de melocotón al año". Si me lo permiten, lo paso a dígitos:

140.000.000.000 kilos de melocotones.

Esto es, que sólo de los melocotones que produce esa comarca salen unos tres mil kilos al año por español. Si fuera verdad, a un euro el kilo, estaríamos hablando de que los melocotones del Bajo Cinca suponen un sector cinco veces más grande que el del automóvil, que apenas factura 27.000 millones.

Veamos otro ejemplo. Esta noticia de vozpopuli. Fijémonos en los dos últimos párrafos.

Si fuera verdad que el Ayuntamiento de Madrid dedica a Cultura 91.637.015.000.000€, cada madrileño tocamos a unos 20 millones de euros... pues que casi preferiríamos que nos den nuestra parte y ya nos culturizamos nosotros, ¿no?


4.7.13

Economía para zotes XXI. La neolengua de la posteconomía


No quiero ponerme negativo, pero veo cada vez más gente –y con el argumentario más rizado– queriendo vivir del trabajo de los demás. Y de decir cómo ha de ser lo que los demás hacen, en lugar de hacer cosas. Y los políticos se suman a la fiesta, sobre todo en provincias, no me pregunten por qué. Así que he empezado a recopilar palabras-escama (que deben escamarnos). Si en una misma conversación alguien utiliza más de tres de las que pongo a continuación... levanta la guardia.

emprendeduría - coworking - colaborativo
oportunidad - talento - startupper
[loquesea] del sXXI - cambiar el mundo
sinergias - emprendimiento
momento del cambio - crowdsourcing
social innovation - romper límites
plataforma - retorno - modelo de XXXX
poner en valor - valorizar - focalizar
innovación - XXXXlab - XXXXweek
árbol estratégico - archivo profundo
proactivo - incentivación - coaching

think talk - gamificación - comunidad
reinventar - entorno cambiante 
CEO, CTO, CFO...

Si además, nuestro interlocutor saca un taco de post.it y se pone a escribir en ellos y a desperdigarlos sobre la mesa o en la pared... ¡huye!. Es uno de ellos...

nota: las palabras en rojo están siendo añadidas después de publicar el post, y son aportaciones de otros.

3.7.13

de los besugos y el precio fijo de los libros

El lector es un consumidor. Hay que dejar de verle como un animoso romántico que participa de nuestro postureo. Ese consumidor ve cómo el producto está sujeto a un pacto entre productores cuyo objetivo y consecuencia es que él pague más. Eso en cualquier sector sería ilegal y nos caería un multazo (como a las eléctricas, o a las gasolineras), pero nosotros en el 75 –que esto no viene del siglo XIX– conseguimos que este rejonazo nos lo avalara una ley proteccionista y caduca. Pero pretendemos del lector su complicidad y su cariño… y su dinero. Ahora el lector tiene opciones –aprovechar portales que no cumplen el pacto porque venden desde otro país, pasarse al lado oscuro donde los libros son gratis, beneficiarse de un préstamo en biblioteca que ya no supone la incomodidad de la lectura presencial ni el desplazamiento…– sigamos ahí enrocados, defendiendo lo indefendible. No ha muerto la música sino la discográfica. No ha muerto el cine sino las salas de cine. No morirá la lectura, sólo los editores.

En mi casa no cenamos besugo. Pero a veces, si un sábado por la tarde el pescadero me dice que tiene un besugo a mitad de precio, hago el esfuerzo y cenamos besugo. Pero nosotros preferimos tirar los besugos antes que dar la oportunidad de que coman besugo los que no comen besugo. Y ya se sabe, los besugos en la basura enseguida huelen.

2.7.13

El concurso de ManOne. De los visionarios y las palabras

Algunas veces he escrito sobre ese lenguaje del neomárketing, que maneja el eufemismo, la terminología, los anglicismos y el retruécano entusiasmante para esconder miserias y hacerlas pasar por oportunidades... otras muchas veces he escrito –hasta la saciedad– sobre la perversión de los concursos. De los concursos en realidad, procuro ya solo escribir cuando algo tienen de novedoso, porque de lo contrario no haría otra cosa.
Me ha llamado la atención este, porque aúna ambas cosas. Lo convoca ManOne, que no tengo claro si es un blog, una empresa de servicios, o una empresa de servicios disfrazada de blog. Se trata, al final de un concursete con 300€ de premio, para diseñar una cabecera de twitter y una de facebook.
No busquen ni en el blog ni en las bases (no, bases no, "brief") la palabra concurso. Hagamos una traducción simultánea...

"Una oportunidad para empezar. Sí, has leído bien, esta es tu oportunidad..."

Ellos saben lo que van a obtener, tú no, pero esto no es un concurso es "tu" oportunidad.

 "Si eres estudiante o buscas trabajo en el mundo del diseño y tienes entre 18 y 30 años, descarga este Brief, léelo y si te apetece aprovechar la oportunidad de trabajar con nosotros en este proyecto…"

dice el diccionario que "trabajo" es "ocupación retribuída". Juntar en la misma frase "si buscas trabajo" y "aprovecha la oportunidad de trabajar con nosotros", cuando en realidad se trata de un puto concurso, es cuando menos, torticero.

"En ManOne no estamos de acuerdo con el sistema de formación sin remuneración (por eso aquí vas a tener la tuya)". 

Desde luego, hay que tener un rostro de cemento. Efectivamente, en ningún sitio se habla de concurso, y tampoco de premio. Mejor jugar con las palabras. El concepto de remuneración es la compensación económica por una labor realizada, en ningún caso, el fruto de ganar una competición. Porque entre otras cosas, no hay remuneración para los demás, solo para el que gana. Pero "premio" y "concurso" son palabras que empiezan a estar malditas, lo saben, y buscan otras aunque no se ajusten a la realidad.

Lo hacemos para ti que acabas de terminar tus estudios o buscas una oportunidad y lo único que llega a tus oídos es que la palabra oportunidad no existe...

Esto es en toda regla un "te pego porque te amo", un "me duele más a mí que a ti". Por 300 putos euros vamos a tener decenas de gente trabajando para poder escoger y pagar sólo a uno de ellos, pero hay que decirles que les estamos dando una oportunidad.

Los objetivos de esta propuesta: Dar la oportunidad a los “nuevos talentos” de trabajar sobre un proyecto real, con una agencia a la que a pesar de su experiencia y buena trayectoria, le queda mucho por aprender.

Más de lo mismo, esto es una oportunidad de trabajar. Que cobres o no tu trabajo...

REMUNERACIÓN: 300 € en metálico a través de transferencia a una cuenta verificada por tu banco.
ENTREGA: Al día siguiente de recibir el material solicitado y los datos necesarios para realizar la en metálico a través de transferencia a una cuenta verificada por tu banco.

Tanta obsesión tienen por que esto no parezca un concurso,  por no hablar de "premio", que atendiendo a la literalidad del texto de las bases (no, bases, no, "briefing") todos los participantes por el hecho de mandar una propuesta van a cobrar los 300€, en ningún sitio pone que sea un premio solo para el ganador. Cuando uno tuerce tanto el lenguaje acaba por decir lo que no quiere...

Concluyendo, que esto no es más que otro concurso cutre, para sacarse unos diseños haciendo trabajar a mucha gente sin pagarles. Bien está, que se presenten los mediocres de siempre y obtendrán un resultado como los de siempre... pero dejémonos ya de jugar con el lenguaje del entusiasmo y las oportunidades. Que luego vienen los lloros y el crujir de dientes de community manager. Y por favor, amigo lector, si quieres opinar, no me guarres el blog (desde el cariño lo digo). Vas a su facebook y se lo cuentas a ellos.











20.6.13

Economía para zotes XX. Lo mejor de no cumplir las promesas es que puedes volver a prometerlas

Cuando un político cumple lo que ha dicho que va a hacer, quema esa promesa. En cambio, si no la cumple, puede esperar unos meses y volver a hacerla.

Esta noticia es de Público, en febrero de 2010.

 

Esta es de mayo de 2011, el El Economista.

 La de la agencia EFE, en febrero de 2013.

 Mayo de 2013, en eldiario.es.

Si alguien de verdad cree que el 1 de enero de 2014 por fin no habrá que adelantar el IVA sin haber cobrado, es que no ha entendido como funciona esto.

19.6.13

la piratería sólo está en la lectura

Hay un empeño por parte de los de la cruzada contra los piratas en homologar descargarse un archivo digital con robar un libro. Y no es así. Es cierto que si voy a El Corte Inglés y me llevo una novela debajo del gabán, habré robado esa novela, y en tal consideración no será relevante que la lea o no.
En cambio, si descargo un archivo, por el mero hecho de bajarlo y albergarlo en mi ordenador... ¿he robado un libro? No, porque entonces destruyéndolo después de leerlo –que es lo que hacemos la mayoría– habría que pensar que se deshace el robo. De lo que vamos a deducir que es en el acto de la lectura donde está la violación del derecho de autor. Pero los vigías no quieren ni oir hablar del argumento.
Pongamos otro ejemplo: leer poesía en un epub es como escuchar una cinta de gasolinera en el cassete de un Simca. Mi santa, antes de leer un libro se lo vuelca en inDesign, lo prepara a su gusto en unos pdf's pequeñitos, al tamaño de su e-reader, con una tipografía egipcíaca –que son las que mejor funcionan en esas pantallas–, claro, ella se dedica a diseñar libros y no se conforma con la bazofia que los editores le ofrecemos en digital... pero esto no puede hacerlo con un archivo que tenga DRM; aunque no es un gran problema: ella me da los títulos que quiere leer y yo se los consigo en el lado oscuro... vale. Eso es piratear. Pero si antes ella ha pagado y descargado en Amazon el libro... ¿es piratería? Teoricamente sí, porque ella ha leído un archivo que no ha pagado. Aunque luego pague uno que no va a leer.
Voy más allá. Muchas editoriales ofrecen unas páginas del libro gratuitamente, para que veas si te gustará antes de comprarlo. Otras editoriales no lo hacen. Entonces, ¿si yo me traigo del lado oscuro el archivo, y leo un par de capítulos, no me gusta y lo dejo, ¿estoy pirateando?. ¿Y si me gusta y compro el libro para leerlo, entonces estoy o no pirateando?
Vayámonos a un caso extremo. Supongamos que me voy a la selva amazónica, voy a estar seis meses sin internet... lo que yo haría: una descarga masiva de cientos –o miles– de libros. ¿he pirateado los miles de libros que descargué o solo los que me dé tiempo a leer? Y si al volver, comprara aquellos que hubiera leído... ¿es piratería o no es piratería?
Seguro que esto daría para horas de acalorada discusión, y saldrían opiniones para todos los gustos. Yo les doy la mía: sin lectura no hay piratería. Se pongan como se pongan los vigías.

Nota añadida: el error está en origen. Cuando comercializamos ebooks no estamos vendiendo libros, sino ofreciendo un servicio, cobrando por el derecho de leer. Esto es así. Pero si nos empeñamos en falsearlo y pretender aplicar los criterios de los objetos a lo que no son objetos, empiezan las contradicciones.

6.6.13

LIBER: La revista Visual no estará en el Madrid Arena

Editorial del número 163 de la revista Visual:


Sin comerlo ni beberlo, nos hemos encontrado muchos editores con la noticia de que la próxima Feria Internacional del Libro LIBER no se celebrará en el recinto ferial de IFEMA como venía sucediendo hasta ahora. El LIBER se celebrará en el Madrid Arena. No somos los únicos que nos hemos enterado por los periódicos, los propios señores de IFEMA, hasta ahora organizadores de la feria, parece que tampoco fueron informados. No es un consuelo, es un síntoma. Todos los años, esta revista participa en el LIBER, en el stand de la Asociación de Revistas Culturales de España ARCE. (...) Sería una ingenuidad pensar que este traslado es causado por una mejora para la propia feria, para los visitantes o para los expositores, aunque así se haya intentado vender por parte de la FGEE. Aquí lo que ha pesado es una intención política del Ayuntamiento: a unos meses de la elección de la sede olímpica para 2020, hace falta fingir una normalidad que no existe en lo que al Madrid Arena se refiere. Cambiar macrofiestas por congresos de médicos o ferias culturales forma parte de la estrategia. (...) Esta política de normalidad ficticia recuerda mucho, pero que mucho, al caso del Metro de Valencia.
Quienes trabajamos en Visual hemos decidido que no vamos a participar del despropósito. Nuestra revista no va a estar presente en el próximo LIBER y así se lo hemos comunicado a ARCE. Tampoco nos dejaremos ver por allí, ni en las actividades paralelas ni de visita. (seguir leyendo...)

4.6.13

Economía para zotes XIX. Los emperdedores...

"necesitamos que desaparezcan de la cifra de paro"...
"y que crean que están haciendo algo, así cotizan de autónomos y recaudamos..."
"sí, al menos mientras se funden los ahorros de sus padres, porque lo que son los bancos, no les van a dar créditos..."
"y de paso dinamizamos el mercado de los que les dirán lo que tienen que hacer, y el de los eventos, que paguen por ir a muchos eventos..."
"¿y a esto como lo vamos a llamar?"

(...)

"emprendedores, los vamos a llamar emprendedores"

2.6.13

Economía para zotes XVIII. El IVA de los yogures y las gafas

Rajoy dice que no van a subir el IVA. Se da por hecho que lo que harán es "subir" de categoría determinados productos y servicios, quitarles esa protección que llamamos IVA reducido y superreducido. Es la medida más injusta.
Tomemos como ejemplo dos productos que si nada lo remedia subirán de categoría, los yogures y las gafas graduadas.

Vamos a tratar de hacer una comparativa, y para ello, tomaremos dos ejemplos. Uno puede ser usted, amigo lector. El otro, Emilio Botín, ese banquero.

Aquí se consume diez kilos de yogur por persona y año. Pongamos que usted come ocho kilos, y Botín –que tiene pinta de tripero– doce kilos.

Pongamos que usted come yogures baratitos de marca blanca. Y el señor Botín, los mejores del mercado, esos que vienen en vasija de arcilla: cuestan el triple.

Así, al señor Botín la subida del IVA de los yogures le va a suponer 12X · 3 = 36X

A usted, 8X · 1 = 8X

O lo que es lo mismo, esa subida del IVA en términos absolutos, le va a suponer 4,5€ al banquero por cada euro que le cueste a usted. Pero usted no gana una cuarta parte de lo que gana Botín, ¿verdad?

Una operación parecida podríamos hacer con las gafas graduadas. Aunque don Emilio gaste unas gafas carísimas, y tenga bastantes más pares que usted y que yo, proporcionalmente a nosotros la subida nos afecta muchísimo más. ¿Por qué sucede esto? sencillamente, porque los productos con IVA reducido los consumimos todos, desde los más ricos hasta los que menos poder adquisitivo tienen. Y con pequeñas diferencias, todos en una cantidad similar.

¿Podría ser peor? Siempre puede ser peor. Si además se les ocurre quitarle el IVA reducido al transporte público, por ejemplo, a usted y a mí nos afectará muy directamente, pero sospecho que el señor Botín está exento... que no me lo imagino yendo a trabajar en metro o en autobús.

Evidentemente, esta "no subida" del IVA no tiene que ver con recaudar más, tiene detrás una carga ideológica importante: que esta crisis la paguemos los de siempre.

17.5.13

Economía para zotes XVII. "Salir del euro" no existe. Son los padres


En economía –como en los negocios– hacer lo contrario de lo que estén haciendo los demás, muchas veces funciona.
Ayer supimos que Japón, después de las medidas tomadas hace unos meses y entre las que estaba la devaluación del yen, ha visto crecer su PIB un 0,9% y ha aumentado sus exportaciones un 3,8%.
Oímos hablar de que Grecia primero y Chipre después han estado a punto de "salir del euro". Es un concepto extraño ese de "salirse" del euro. ¿Está Ecuador fuera del dólar?. Allí es la moneda de uso... excepto para las monedas pequeñas, que siguen siendo sucres... cada vez que el gobierno emite calderilla, está devaluando el dólar: se queda con las ventajas de una devaluación, y le carga al resto de la "zona dólar" las desventajas.
No es muy distinto de lo que sucedió en Argentina en la época de la paridad peso-dólar, y funcionó durante bastante tiempo, aunque cometieron el error de pensar que esa solución transitoria y comedida podía ser definitiva e ilimitada.
Por eso, Bruselas es capaz de inyectar el dinero que haga falta donde haga falta con tal de que nadie "se salga" del euro. Pero al final, alguien lo hará. Y empezará a crecer, y a exportar. Y a crear empleo. Evidentemente hay inconvenientes y existirían represalias. Sólo hay que esperar a que los beneficios de esa medida sean mayores que los inconvenientes. ¿Sería eso "salirse" del euro? Con una paridad, un estado puede poner en marcha la máquina de los billetes, pagar con ellos a proveedores, los sueldos públicos, las pensiones y los subsidios... ¡y todo ello sin sufrir los efectos de una devaluación, porque los estaría sufriendo el euro, no ellos!
Soy muy 'fans' de algunos economistas que explican las cosas en un lenguaje que los de letras podemos entender. Ya he recomendado aquí alguna vez el blog de economía en dos tardes de Marta Soria y Rebeca Gimeno, y sigo con devoción a José Carlos Díez... pero a ninguno de ellos –en realidad, a nadie– le he oído ni leído cuestionar ese concepto de "salirse del euro". Pues yo sigo pensando que no existe.
Seguiré esperando, estoy convencido de que en algún momento algún estado miembro va a poner en marcha la maquina de imprimir billetes. El primero que lo haga, creo yo, se llevará las ventajas. También es verdad, que si abierta la veda los demás empiezan a hacer lo mismo, estas desaparecen.
Y sí, si eso sucede, podré decir aquello de "yo ya lo avisé en el blog". Si no sucede, nadie recordará que he escrito esto. Es un truco de economista, lo he aprendido de ellos ;-)

30.4.13

¿Por qué no te callas?

Hace unas semanas estuve en la rueda de prensa de una exposición de ilustración en el museo ABC. Estaban los grandes medios y alguna tele... uno tras otro, los ilustradores hablaban de la inmensa suerte que habían tenido por poder participar con una pieza (hecha para la exposición, y que sospecho que no les pagaron). De lo mucho que habían disfrutado y lo que les había enriquecido (espiritualmente, se entiende) hacerla. Fue cuando me di cuenta... hablaban más de su experiencia que del resultado. Y es un error. Sucede con los artistas, con los escritores... en estos tiempos en que la remuneración tiende a cero, en que se nos quiere recompensar sólo con la satisfacción de crear, conviene cambiar el discurso. O eso creo...

14.3.13

¿concursos de diseño? Sí, se puede

Estas cosas hay que contarlas cuando tienen un final feliz. Durante el día de hoy, una community manager ha tenido que bregar con una masa enfurecida de diseñadores gráficos. La web tikcode.com había convocado un concurso de diseño para la identidad de su página, en condiciones poco afortunadas.
En la refriega ha habido de todo, con algunos errores por parte de la empresa en la gestión de la crisis y una beligerancia a veces excesiva por parte de algunos diseñadores indignados.
Al final, con buen criterio, la empresa ha decidido suspender el concurso, atender a las sugerencias y volver a ponerlo en marcha.
Por un lado, es la demostración de que los usuarios sí pueden cambiar cosas en las empresas, y que la batalla de los concursos de diseño puede ganarse.
Al final, el caso queda también como un interesante ejemplo de gestión de crisis en redes sociales, para community managers, diría que de libro, para enseñar en las escuelas. 181 mensajes en apenas unas horas. Puede verse el hilo completo aquí, esperemos que no lo quiten, sería una pena. ACTUALIZADO 15 marzo: Han quitado el hilo de FB. Puede leerse aquí.

30.1.13

Carta abierta a doña Irene Zoe Alameda (A.K.A. Amy Martin)


Att. Dña Irene Zoe Alameda:

Hasta me parece ingenuo dirigirme a usted (y a su marido de usted) para afearles la conducta. Porque el roto se lo han hecho ustedes a un partido, lo que me molesta menos que si hubiera sido dinero [directamente] público. Ingenuo también, porque visto lo que hay son ustedes pobres hasta para guindar. A quién se le ocurre...

Y sin embargo, necesito escribir esto para desmarcar a mis amigos y a mí mismo, de usted. Me incomoda porque la información que se ha dado de usted estos días la coloca como un personaje "de la cultura". Y desgraciadamente contribuye a aumentar ese runrún de que los "de la cultura" somos unos vagos, paniaguados y salvo excepciones, choricetes. Que todos chupamos del bote de los dineros públicos y que este se nos reparte de manera antojadiza. Sí, ese runrún que de manera intolerable alimentan los que ahora manejan en el ministerio, y al que se suma con un oportunismo trapacero algún partido político más. Sé de centenares, miles de excelentes profesionales que dedican su vida a eso que se da en llamar, casi despectivamente, la cultura. Suelen ser generosos en su trabajo, y para sí compensan el modesto rendimiento económico que les produce con otros beneficios más espirituales y que tienen mucho que ver con el bienestar y la felicidad de las personas.

Ustedes dos, desde dentro, le han levantado al señor Caldera la calderilla (perdón por el chiste malo, pero es que lo han dejado ustedes a huevo). No me molestaría tanto si no fuera porque, coincidiendo en el tiempo, en esa Fundación y las que de ella cuelgan se estaba largando a la mayoría de los que allí llevaban años trabajando honradamente. Hasta muy posiblemente, no lo sé, fuera su marido de usted quien les despidiera, quien firmara la carta. Es, si se me permite, obsceno. De una inmoralidad que duele.

Quiero insistir en que el tingladete que se montaron ustedes dos no merecería el esfuerzo de esta carta abierta. Si la escribo es también por el extenso memorandum que se ha dado usted el gusto de escribir  –siete folios, si consiguiera que alguien lo comprase a precio de Fundación Ideas, le daría para un pisito–. Y concretamente, por esa parte donde afirma que "la figura de Carlos Mulas Granados se ha visto vilipendiada de forma insólita e irracional, aplastada por una especie de enorme bola de furia que pone de manifiesto la sed de sacrificios de nuestra herida sociedad".

No, señora Zoe. No trate de confundir. No llame sed de sacrificios a lo que no es sino defensa ante la pretendida impunidad de ustedes y los que como ustedes son. No somos los demás quienes vilipendiamos, ni somos los irracionales, ni los furibundos. No es nuestra sociedad la que está herida. Son ustedes, señora Zoe, los que están enfermos.

Alvaro Sobrino
editor cultural. Y a mucha honra

4.1.13

Economía para zotes XVI. Evasión o miseria

Leo aquí que treinta de las treinta y cuatro empresas del IBEX evaden impuestos utilizando paraísos fiscales. Siendo legal, lo raro es que esas cuatro que quedan no lo hagan también. A partir de ahí, mi reflexión es la siguiente:

Al menos siete de esas empresas eran públicas hace unos años.

Al menos seis son bancos a los que "ayudamos" mientras están dejando gente en la calle.

Más de diez operan en mercados que no son libres, por la gracia de unas licencias que a ellos les concede el Estado y a otros no. Sucede al menos con las eléctricas, con Repsol, con Tele5 y con las adjudicatarias de autopistas.

Y casi todas tienen un importante volumen de negocio (y por tanto de beneficios que evaden) en la contratación con el Estado.

No es una crisis, es una estafa.

Las empresas son: ABENGOA, ABERTIS, ACCIONA, ACERINOX, ACS, ARCELOR MITTAL, BANESTO, BBVA, BANCO PASTOR, BANCO POPULAR, BANCO SABADELL, BANCO SANTANDER, CRITERIA, ENDESA, FCC, FERROVIAL, GAMESA, GAS NATURAL, GRIFOLS, IBERDROLA, INDITEX, MAPFRE, OHL, RED ELECTRICA, REPSOL, TECNICAS REUNIDAS, TELECINCO, TELEFONICA, BOLSAS Y MERCADOS e IBERIA.

17.12.12

¿Hay que reformar la ley del libro, don Manuel?

A quienes interese el tema, tengo que recomendar este post de Manuel Gil, titulado "¿Hay que reformar la ley del libro?". Es imprescincible. Relata lo que el sentido común dicta y que casi nadie se atreve a decir en público, o dejar blanco sobre negro. Parece que es un tema tabú, y el oficialismo ni quiere ni deja hablar de ello.
Con Don Manuel he tenido en el pasado, vino blanco de por medio, algunas conversaciones al respecto. Mientras yo defendía dinamitar la ley y el precio fijo, él –más comedido y con mayor conocimiento que yo– proponía una postura intermedia: liberar el precio en todo el proceso excepto en el último eslabón, el de la compra por parte del usuario final.
Sería injusto y vanidoso decir ahora que uno de los que más sabe del mercado del libro en este país se acerca ahora a lo que yo defendía, y mucho menos que yo haya podido convencerle de algo. Porque intuyo, y ya me desdecirá si no es así, que lo que ha pasado es que la realidad no es la misma que hace un par de años. Las ventajas del precio fijo, que las hay, han sido dinamitadas por una realidad que las ha superado. El descalabro de esta campaña de navidad va a ser de órdago, y ni el oficialismo va a poder maquillarlo esta vez. Escribí hace unos días un post sobre ello, y aventuro ahora que dedicaremos los meses próximos a cuestionar la ley. O acaso sean las ganas que tengo de que eso suceda lo que me lleve a ser tan optimista.
Por si sucediera, voy a incorporar una variable al debate, para la que no tengo una respuesta clara: la remuneración de los autores. En estos tiempos en que el "adelanto de autor" tiende a cero, ¿cómo resolveremos el porcentaje de una cifra que sería distinta en cada ejemplar vendido? Reconozco que a veces estoy más cerca de los mundos de Yupi que de la realidad, pero a mí me gustaría que los autores cobraran su trabajo como honorarios, y que la cantidad porcentual por ventas fuera residual o incluso inexistente. Porque creo que es el editor quien debe correr los riesgos, y perder o ganar en función del éxito o el fracaso. Porque para eso es el empresario. Insisto, es por introducir una variable más. Pero no nos alejemos de lo sustancial: el precio fijo del libro no funciona, y es hora ya de que hablemos de ello.


26.11.12

Patentes y marcas... ¿de qué lado estáis?

Ignoro quién pronunció aquello de "protégeme señor de los amigos, que de los enemigos ya me encargo yo".

Así, deberíamos los diseñadores congratularnos de que la Oficina de Patentes y Marcas OEPM y la Asociación Nacional de Defensa de la Marca ANDEMA arranquen cualquier iniciativa para "promover la concienciación social y el respeto de los derechos de Propiedad Industrial e Intelectual frente al fenómeno de las falsificaciones".

El problema es cuando la iniciativa que se les ocurre es un concurso de diseño. Y que este concurso plantea en sus bases todo aquello que no debe hacerse en estos casos y que los diseñadores venimos denunciando desde hace años. Con poco éxito, ciertamente:

Que los diseñadores tengan que especular con su trabajo. Decenas o cientos dedicarán su tiempo y buen hacer, para que sólo tres de ellos –un ganador y dos finalistas– vean compensado el esfuerzo. Sin embargo, 25 piezas más serán utilizadas con motivo de una exposición, sin contraprestación alguna a los autores.

Que en un ejercicio de cucharapalismo sin precedentes, quienes más cuidadosos deberían ser con los derechos de autoría, quienes tienen en su nómina a los mejores expertos en propiedad intelectual, limiten la advertencia sobre ello en las bases a lo siguiente: "La participación en este concurso implica la cesión de los derechos de propiedad intelectual a ANDEMA, salvo los derechos morales que puedan desprenderse de la titularidad de los mismos, que serán siempre inherentes a su autor". No hay limitación de usos, ni temporal, ni geográfica... ¿de verdad estos son los expertos?

Que en un menosprecio atroz al trabajo de los diseñadores, se apropien de tu trabajo y los derechos por la mera "participación". ¿Para qué limitarla al ganador, finalistas y seleccionados, pudiendo quedarnos con todo? Y no vale eso (la excusa siempre es la misma) de que no pretenden darle ningún uso. En primer lugar, porque no hay por qué fiarse de ellos, no hay necesidad de apropiarse de unos derechos que no se van a ejercer. Pero sobre todo, y esto es lo sustancial, con ello se imposibilita al perdedor a hacer de su trabajo un uso distinto. Sin contraprestación.

Que además, "ANDEMA queda exonerada de cualquier responsabilidad frente a terceros por reclamaciones contra el autor de la obra". Algo que choca frontalmente con la Ley de Propiedad Intelectual. Sí, esa que dicen defender. La explotación ilegítima de una obra plagiada es responsabilidad de quien ejerce dicha explotación, no de quien la plagió, que tiene también su responsabilidad pero es otra.

Que el proceso de selección es completamente arbitrario y supone un desprecio a los autores: "Los organizadores podrán realizar una selección previa de los carteles presentados". Así, sin más. Haz tu trabajo, dedica tu tiempo, que cualquier tuercebotas de la "organización" puede decidir tumbarlo sin que lo vea el jurado.

Que el jurado, a diferencia de lo que recomiendan normativas de concursos como la de Icograda y las asociaciones profesionales, estará formado por no expertos, sin que se conozcan los nombres, sólo que son miembros de la Comisión Intersectorial de lucha contra las actividades vulneradoras de los Derechos de Propiedad Industrial.

Señores de ANDEMA y OEPM, retiren este concurso. Están a tiempo. Si no lo hacen porque crean que los diseñadores merecemos su respeto, háganlo por egoísmo. Estos concursos sabemos como acaban. Se presenta mucho aficionado, que no tiene por qué cumplir con los requisitos de ética profesional que debe tener un diseñador. Y si ustedes dan por ganadora a una pieza plagiada, algo que sucede muchas veces y pueden comprobar aquí y también aquí, van a ser el hazmerreír. Y estos deslices, no me pregunten por qué, gustan mucho a los medios de comunicación, que siempre se hacen eco. Pero es que además, esta vez juegan con desventaja. Yo mismo (con el nombre de otro, por supuesto) voy a presentar una pieza plagiada. De uno de los mejores diseñadores del mundo, una pieza que posiblemente quede entre las agraciadas. Van a tener que trabajar duro para localizarla y descalificarla. Porque como se les pase, van a hacer un ridículo espantoso. Y ahora piensen... ¿y si otros diseñadores hartos de que se ningunee nuestra profesión, al leer esto hacen lo mismo?

10.11.12

Nunca sin tu libro, y nunca yo sin mi dinero

Quizá soy el único a quien le incomoda que el Ministerio de Educación y Cultura le haya concedido en 2012 el Premio Nacional de Fomento de la Lectura a la Federación de Gremios de Editores de España. Es como no dárselo a nadie. Y contrasta ello con la campaña que esa misma Federación está llevando a cabo, con el patrocinio precisamente del Ministerio que les dió el premio.
Lo que chirría es el eslogan: "Nunca sin tu libro". Lo que siempre ha sido, desde niños lo vimos, el Fomento a la Lectura, es aquí el Fomento a la Posesión del Libro. El matiz no es poco intencionado. Reivindica la posesión del objeto sobre el disfrute, la propiedad sobre el ejercicio de la lectura. Es un misil en la línea de flotación del préstamo en bibliotecas, uno más, que hay que añadir al hecho de que los editores siguen recibiendo del ministerio el mismo dinero de ayudas a la edición, que antes comportaba la entrega equivalente en ejemplares destinados a préstamo en bibliotecas, aunque ahora ya no se entregan los ejemplares. Dicen que la culpa es del Tribunal de Cuentas, que no lo veía claro por tratarse de una especie de compra encubierta. No entro en esa disquisición, sino en el resultado: antes había libros en las bibliotecas por el equivalente a la ayuda, ahora esta permanece prácticamente intacta en lo que a dotación se refiere, pero los ejemplares ya no han de ser entregados, donados, vendidos o como quieran llamarle, para su disfrute por los ciudadanos. ¿Se ha sustituido esa pérdida con una compra que la compense? Tampoco, el Ministerio ha echado fuera ese balón: la adquisición de fondos para bibliotecas corresponde a las Comunidades Autónomas, que evidentemente tienen ya lo suyo como para ampliar la partida presupuestaria. Unos por otros, la biblioteca sin barrer. Y así, ganan los editores –los que más–, un poquito los libreros y pierden los ciudadanos.

9.11.12

Nunca juzgues un libro por la cubierta


Coño, claro. Pero el escritor y sus nietos seguirán cobrando hasta 70 años después de que muera, y el diseñador probablemente ni siquiera la segunda edición. Y eso gracias a Vegap y Cedro, que tienen pactado que los diseñadores de los libros no cobran derechos. Asi hay más para repartirse ellos...

23.10.12

Economía para zotes XV. El libro y la campaña de navidad

Oigo a mis amigos editores lamentarse mucho. Tienen sus razones: el IVA del libro electrónico que lo condena a ser producto de lujo, la piratería, las enormes devoluciones de las librerías... pero no tienen toda la razón. Eso son los árboles y el problema es más grave, se llama bosque y lo vamos a sufrir con crudeza en la campaña de navidad.

Uno de cada cinco currelas no va a tener paga extra. Sí, me refiero a los funcionarios. Ese colectivo que siempre hemos considerado privilegiado, que podía gastar un poco más porque su puesto de trabajo no peligraba...

Y que no les pase lo mismo a los pensionistas. Si no este año, el que viene. Millones de nietos sin regalo de reyes.

Las perfumerías, las tiendas de ropa, prevén adelantar las rebajas lo que haga falta. Ellos compran por adelantado y en firme, con unos márgenes no inferiores al 50%. Lo que les da espacio para modular precios. El librero también compra –al menos un porcentaje alto– en firme, pero con un margen mucho menor. Y sin posibilidad de ajustar el precio a la demanda, que para ello hay una ley que todos defendemos como si fueran las tablas de Moisés.

El libro competía hasta ahora con el camión de juguete, con las camisas, con los calcetines, con el frasco de colonia y las cremitas. Mientras estos han rebajado sus expectativas para adaptarse a lo que hay, el libro sigue siendo un chulo playa en el mercado de los regalos, y me temo que no se va a comer una rosca.

Ojalá sirva para que nos demos cuenta de que la ley de precio fijo es como el carril bus, sólo beneficia al que se la salta, y ahora que los libros vienen de Irlanda o de USA, es muy fácil. Para que nos demos cuenta de que el librero no es una ONG, y tiene que comprometerse a quedarse con los libros que adquiere, y para ello tendremos que darle el margen que tienen las corbatas, y las herramientas para deshacerse de ellos. Ojalá sirva para que entendamos de una vez que la distribución es una herramienta, no puede ser un lastre ni un fin en sí misma. Aunque le interese a unos pocos.

Feliz cuesta de enero.

22.10.12

El Festival de Publicidad El Sol y la censura

Hace unas semanas conocimos las modificaciones en el reglamento del Festival de Publicidad de San Sebastián que ahora se hace en Bilbao. Más allá de los tibios comentarios de algunos creativos en las páginas de Anuncios respondiendo a una encuesta, no consta ninguna reacción. Debería preocuparnos.
El festival ha incorporado lo que un amigo cachondo ha dado en llamar la cláusula Wert:
La organización del festival no aceptará la inscripción de aquellas piezas o campañas que pudieran herir los sentimientos de carácter nacional, religioso o político, o la sensibilidad del público. Así mismo no procederá a llevar a cabo  aquellas inscripciones de piezas o campañas que inciten a la violencia o sugieran actitudes de violencia, comportamientos ilegales, así como todas aquellas cuyos contenidos atenten contra los criterios imperantes del buen gusto y del decoro social, así como contra las buenas costumbres. Tampoco se procederá a la inscripción de aquellas piezas o campañas, cuyo contenido sugiera circunstancias de discriminación ya sea por razón de raza, nacionalidad, religión, sexo u orientación sexual, o que atenten contra la dignidad de la persona.
 Podría explayarme en lo rancio que resulta el lenguaje, recordándonos épocas pasadas de nuestra historia; en cómo se extiende por doquier un manto de intromisión y cercenamiento en las libertades en cualquiera que tenga una parcelita de poder, aunque sea algo tan trivial como este festivalito que se montan las agencias a mayor gloria de sí mismas... voy a resistir la tentación. Voy a intentar ceñirme al estricto ámbito que me ocupa como periodista. Llevo escribiendo sobre este festival desde su primera edición. La incorporación de esta cláusula invalida su razón de ser: publicitarios que reconocen, juzgan y premian el trabajo creativo de publicitarios. Quienquiera –"la organización", no queda claro de qué personas se trata ni qué criterios han de utilizar– que se arrogue el derecho de descalificar piezas por cualquier motivo que no tenga que ver con la excelencia creativa, está invalidando el resultado y la esencia misma del festival.
Siendo así, prefiero prescindir a partir de ahora y mientras esta cláusula siga ahí de cualquier tentación de escribir sobre este certamen, en el entendido que hacerlo supondría darle una validez que no tiene. Y comoquiera que el consejo de redacción de la revista en la que trabajo comparte esta opinión, sepan que ya no se hablará de él en las páginas de Visual.
Habrá quien opine que exageramos, que es una postura radical. Es posible. Tratándose de libertades, nunca se es lo suficientemente radical.

8.10.12

Economía para zotes XIV. No, un país no es una empresa

Hemos oído alguna vez a los políticos que un país hay que gestionarlo como una empresa. Se refieren a la optimización de recursos, a la eficacia... pero el argumento no vale. Las empresas pueden modular su tamaño y actividad para adaptarse a las necesidades. La mayoría de las PYMES lo están haciendo: gastar menos aunque suponga producir menos, y mantener así su viabilidad. Esto no puede hacerse en un país. Porque la capacidad de ahorro es muy limitada –no cabe "despedir" a una parte de los ciudadanos– y comparándolo con una empresa, la reducción del gasto tiene un efecto mucho más directo en los ingresos, lo que le resta eficacia a la medida. Es cuestión de proporcionalidad, y ésta tiene un límite: los recortes implican más costes. Ya sabemos que podemos difícilmente soportar un 20% de desempleo. Quizá podamos con un 25%... lo que es seguro es que un 40% supone el colapso. Ese colapso llegará si no se invierte la tendencia, y las actuales políticas no van en esa dirección. Quizá suceda antes en Grecia y nos libremos por ello. Aunque puede que no. Estando peor que nosotros, su economía es pequeña y permite trampear con inyecciones de dinero. No creo que eso suceda con España. Los rescates, del tipo que sean, no hacen sino alargar la agonía. Esto va a acabar en default. Es lo más posible. Y todo lo que estamos sufriendo sólo habrá servido para blindar a quienes nos están prestando para la agonía, aunque a cambio el momento nos pillará famélicos, más débiles. Lo siento, hoy no me levanté optismista. Quizá mañana esté de mejor humor, y haga el ejercicio de intentar convencerme de que no tengo razón.

19.9.12

Categoría de branding y diseño en El Sol. Reparto de premios




El Festival de Publicidad de San Sebastián que se celebró en Bilbao, incorporaba en esta edición una nueva categoría de Branding y Diseño. El jurado estuvo formado por Víctor Mirabet (consejero delegado de Coleman CBX Branding); Carles Graell
(director creativo ejecutivo de CB'a Graell, Grupo Ogilvy); Jacobo Benbunan (fundador y consejero delegado de Saffron Brand Consultants), y Pau Dueñas (managing partner en Morillas).
El perfil de los jurados será para muchos una declaración de principios. No es criticable en sí, simplemente se orienta con ello los criterios, el “espíritu” de la convocatoria.
Para los amantes de la estadística, unos cuantos datos:
De las veintiseis piezas que pasaron a la lista corta, solo once no pertenecían a las empresas o grupos de los miembros del jurado.
El jurado otorgó dieciséis Soles. Diez de ellos fueron a parar a las compañías a las que pertenecen los jurados, o a sus grupos.
Saffron Brand, representada en el jurado por por J. Benbunan, no colocó en la lista corta ninguna pieza, ni ganó ningún Sol. El resto de las compañías con representante en el jurado, obtuvieron todas un mínimo de dos Soles.

13.9.12

Las almorranas del alcalde de Lepe


(Actualizado el 13 de septiembre de 2012): Ha pasado casi un año desde que escribí esto. Lo cierto es que no me molesté en saber como acababa la historia. Y hoy descubro que Lepe ya tiene su logotipo de Turismo. A la altura del despropósito.


 ______________________________

Esto es el alcalde de Lepe, y no se le ocurre otra cosa que convocar un concurso de diseño para obtener un logotipo de Turismo de Lepe. Y entonces redactan las bases y a ellos les parece que para que la propuesta sea buena de lo mejor, hay que poner: "el concurso está abierto al público en general sin limitación geográfica ni edad, estando cerrado para los profesionales del diseño".
Por si hubiera posibilidades de que el trabajo ganador fuera bueno, deciden que lo importante es poner que "el jurado estará presidido por el Alcalde del Excmo. Ayuntamiento de Lepe, y compuesto, entre otros, por la teniente de Alcalde de Economía. Desarrollo Local, Turismo y Medio Ambiente Sostenible, Jefa de Área, y secretaría municipal, que contarán con el asesoramiento, con voz pero sin voto, de técnicos y expertos en materia de publicidad y diseño gráfico".
Llegados al momento de la recompensa, deciden que "El premio consistirá en una cámara fotográfica digital, que se entregará al autor de los trabajos que, respondiendo a todas las características exigidas, sea elegido y declarado ganador por el Jurado". Así, sin más. Que sería tanto como que en un premio con dotación pusiera una cierta cantidad de dinero.

Llegados a este punto, como ya he hecho otras veces, creo que es momento de escribirle esta carta abierta al alcalde, que es además Presidente del Jurado del premio:

Al Excelentísimo señor Don Manuel Andrés Pérez
Alcalde de Lepe

Estimado señor:
Mi nombre es Álvaro Sobrino, y soy diseñador gráfico de profesión. He conocido que el Ayuntamiento de Lepe, a través del Área de Economía, Desarrollo Local, Turismo y Medio
Ambiente Sostenible,  ha convocado un concurso para la Creación del Logotipo Turismo de Lepe. Me ha llamado mucho la atención los requisitos que figuran en las bases para poder participar: el concurso está abierto al público en general sin limitación de geográfica ni edad, "estando cerrado a los profesionales del diseño". Da una idea de la importancia que dan ustedes a la imagen de su localidad.
Quería proponerle que de igual modo, cuando necesite usted operarse de hemorroides, convoquen un concurso también abierto al público en general, excluyendo eso sí, a médicos y personal sanitario. Los diseñadores estaremos encantados de acudir en un buen número y trastearle en la puerta de atrás. Lógicamente, aquel que demuestre mayor pericia y delicadeza podrá realizar la intervención. No guarden temor, los diseñadores estamos perfectamente capacitados para ello. Tanto como "el público en general" para diseñar el logotipo de Turismo de Lepe.

Sin otro particular, atentamente
Álvaro Sobrino

Las exposiciones de plotters





Ayer me acerqué a ver la exposición sobre la Futura que está en la antigua imprenta municipal de Madrid.

No recuerdo cuando dimos por bueno que con reproducciones digitales (lo que viene siendo unos plotters) se podían hacer exposiciones. Pero se ha convertido en una lacra. Entiendo que si se tratara de códices calixtinos tendría un pase, pero de la Futura existe material infinito original o reproducciones de época como para hacer una expo que transmita algo. Es como hacer ampliaciones de un libro o una web, pero peor.
Desde luego, es mucho más barato. Nos están acostumbrando, es la cultura del trampantojo. De la impostura. Del mismo modo que intentaron hacernos creer que un pdf es un libro, cuando es sólo la posibilidad de leer; o que una web puede ser un museo digital.
Yo, mientras pueda, me resisto. Y me cabreo.

3.9.12

Economía para zotes XIII. Hoy sube el IVA

Hoy sube el IVA, y no sólo eso, muchos productos pasan al tipo superior.
Los expertos dicen que subir el IVA no supondrá una mayor recaudación. Lo dicen los funcionarios de Hacienda, que son los que saben. Lo demuestran experiencias anteriores en otros países con economías similares a la nuestra. Y no he oído ni a Montoro ni a Guindos decir que eso no vaya a ser así. Ni tampoco una previsión de cuanto más creen ellos que se va a recaudar. Entonces, ¿a qué una medida que nos hace más pobres a los ciudadanos sin ayudar a solucionar el problema de las cuentas públicas?

Quiero aventurar una hipótesis. En los últimos años el IPC sube poco, mucho menos que hace una o dos décadas. Con ello, tampoco suben sustancialmente los sueldos. Sin embargo, no se hace un estudio de a qué dedicábamos nuestro dinero entonces y a qué lo dedicamos ahora. Hoy pagamos la energía al doble que hace unos años. PAgamos carísimas las comunicaciones (telefonía e internet) aunque seguimos recibiendo servicios peores que los países de nuestro entorno. El agua es muchísimo más cara también. Pagamos más impuestos que entonces (excepto los ricos, curiosamente). Y muchísimas más multas. Pagamos por aparcar en la calle. Y no sólo en los centros de las grandes ciudades, cualquier pueblo de mierda ha puesto también sus parquímetros. ¿Qué está sucediendo? Simplemente que lo que se orienta es el destino del dinero que ganamos y gastamos. Se orienta hacia las estructuras del Estado, hacia los bancos, hacia las multinacionales. Y en detrimento de un consumo más directo, el "yo compro lo que tú haces, tú compras lo que yo hago".

Una subida de IVA no es más que decidir que aumente un poco el porcentaje de lo que pagamos al Estado, restándolo de lo que nos dedicamos a nosotros mismos. Porque así somos un poco más pobres. Para que ellos, aunque no tengamos del todo claro quiénes son ellos, sean un poco más ricos.


30.8.12

Cuando al alcalde de Borja los ojos le hicieron chirivitas





A vueltas con el asunto del Cristo de Borja, leo en esta noticia de Europa Press:

Sobre el proceso de registro del término 'eccehomo' como marca, en todas sus variantes, el alcalde ha recordado que los trámites comenzaron el pasado viernes y ha advertido de que "ha habido personas que ya han hecho un uso indebido" de la imagen.    

"Seguramente tomaremos medidas contra estas personas que no han esperado a tener el permiso del consistorio para utilizar el nombre y la imagen de la obra, como quienes han vendido camisetas por Internet a quienes ya nos hemos dirigido para pedirles responsabilidades, y otras empresas que antes de disponer del permiso del ayuntamiento están comerciando con la imagen".
 No cabe sino pensar que al alcalde se le ha puesto el signo del dólar en los ojos, como al Tío Gilito.

Debería alguien decirle al alcalde:

Que la marca eccehomo difícilmente va a poder ser registrada, y caso de que lo fuera, nadie podría impedir su uso. Como sucede con todas las palabras que aparecen en el diccionario.

Que no cabe que el ayuntamiento puede tomar medidas ni pedir responsabilidades por el uso de la imagen, porque no ostenta los derechos. ¿O todo lo que dibujan los habitantes de Borja es comunal?

Que por tanto, lo de "...no han esperado a tener el permiso del consistorio para utilizar el nombre y la imagen de la obra" es de chiste. O preocupante. Lástima que en Borja y en los demás ayuntamientos del país para ser barrendero, alguacil o auxiliar administrativo hay que pasar una prueba, pero cualquiera, incluso él, puede llegar a ser alcalde.

Que si alguien pudiera reclamar el ejercicio de ese derecho y pedir una compensación por él, sería la buena de Cecilia. Pero si está bien asesorada, no lo hará. Porque la ley reconoce los derechos morales del autor,  que  no son transferibles, son inembargables e irrenunciables y no tienen limitación en el tiempo. Evidentemente, desde su buena intención, ella ha vulnerado esos derechos, que incluyen el Derecho de Integridad, que es la Facultad de impedir cualquier deformación de la obra que pueda perjudicar el honor y reputación del autor. 

A nadie se le ocurre –esperemos que a nadie se le ocurra– reclamar por ello a la buena mujer y los argumentos son obvios, pero si pretendiera lucrarse con el resultado es evidente que esos argumentos dejarían de serlo. Y los herederos del pintor podrían ser los primeros en reclamarle a ella, y por extensión a la parroquia por dejación en su obligación de proteger ese derecho y la obra misma.

¿Que por qué me preocupa el tema? Evidentemente, es fácil suponer que más allá de una cierta curiosidad, me importa una higa lo que pase con la señora Cecilia –a quien le deseo lo mejor, quede claro–, lo que suceda con la obra original y con la derivada, y lo que le acontezca al garrulo del alcalde. Pero me preocupa el desconocimiento absoluto y la despreocupación que existe acerca de lo que son las obras, la cultura, los derechos de autor, el trabajo creativo... sigan las Entidades de Gestión y el Ministro de Cultura con toda su corte de antecesores obsesionados con los cánones y las remuneraciones, que mientras no se dedique el esfuerzo a trasladar una cultura de la cultura y no una cultura de los devengos, estas cosas van a seguir pasando.



28.8.12

Cinco motivos para que no participes en el Concurso de la CAM sobre la violencia de género

La Comunidad de Madrid, de la mano de FNAC, el Istituto Europeo di Design y la revista Yodona convoca otra vez (y van siete) un concurso para la imagen de la campaña de difusión del Día Internacional para la eliminación de la Violencia contra las Mujeres. A estas alturas no insistiré en la opinión que me merecen estos concursos. Pero este me parece especialmente flagrante. Reúne todos los requisitos para dedicarle unas líneas y argumentar por qué no deberías presentarte.
El jurado. Es imprescindible que los jurados sean expertos en la materia a juzgar. Y no lo son ni los políticos, ni los funcionarios, ni las directoras de revistas femeninas... lo más parecido a un experto ahí es un diseñador industrial que dirige una escuela.
El voto popular. Es sabido que es fácilmente manipulable. Ellos lo saben también: la edición de 2009 de este mismo concurso hubo de declararse nula al demostrarse que desde algunas agencias de publicidad se habían "mamoneado" las votaciones. Parece que no aprenden. Además, acaba ganando el más cansino, el que más molesta a sus conocidos para que le voten. A cambio, –y es lo que se pretende– es un sistema interesante para el organizador, que con el esfuerzo de otros promociona su web y rinde pleitesía al dios tráfico (lo expliqué aquí).
Sustituye a un encargo. En ocasiones para justificar el concurso los convocantes se escudan en que la pieza ganadora no será utilizada. No es el caso, será utilizada por la Comunidad de Madrid en una campaña de difusión (sic) con motivo de la celebración del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.
No existe remuneración.  Matrículas en cursos o cheques regalo no puede considerarse una remuneración. En la convocatoria del año pasado el premio eran 2000€, además de los regalos en especie. La dotación económica este año ha desaparecido.
No es por una buena causa. Es un error extendido creer que una buena causa (y la lucha contra la violencia de género lo es) justifica dejar de lado determinadas premisas. No nos equivoquemos. Aquí esa causa es lo de menos. Aquí sacan tajada las empresas que colaboran, que por un coste ridículo que ni siquiera pagan en dinero se orquestan su campaña de imagen. Utilizar una buena causa de manera torticera, y el esfuerzo de muchos para dirigir tráfico a una web de una empresa –habrá que verlo, pero apuesto a que para votar será necesario apuntarse a algún perfil de red social– es éticamente reprobable. Aquí por último, saca tajada la Comunidad de Madrid, que se monta "su" campaña de imagen a costa del esfuerzo de los demás. Porque beneficio para la causa de las mujeres maltratadas, ninguno.

El Cristo de Borja y la cultura de la chapuza

Todos hemos seguido en agosto el culebrón del Cristo de Borja, al que los medios han dedicado con profusión páginas y minutos. No está claro que el tema dé para tanto. La obra intervenida –no cabe habar de retoque ni restauración– no tiene valor desde el punto de vista artístico ni de patrimonio.
Pasada la euforia, hechas ya todas las versiones y chanzas, cabe analizar la anécdota como síntoma del fenómeno. ¿Por qué se convierte en hecho relevante –trending topic, como hay que llamarlo ahora–?. El elemento diferencial radica no tanto en la valoración que pueda merecer la obra resultante, como en la desaparición de la obra preexistente. El discreto Ecce Homo no deja de ser una pintura del siglo XIX, lo que le presupone un valor histórico, a lo que hay que añadir un valor subjetivo –devoción, lo llaman– para algunos habitantes de Borja.
Si la buena de Cecilia hubiera decidido por su cuenta y riesgo o con el consentimiento de otros realizar un fresco sobre otra pared de la iglesia, nadie le hubiera prestado la menor atención, ni los tuiteros ni los medios de comunicación. En realidad es un fenómeno que se repite todos los días, y en todos los ámbitos que tengan que ver con la expresión estética. Porque se ha instalado en nosotros la creencia de que en todo aquello que tenga que ver con la forma no se requieren criterios objetivos de valoración, siempre habrá alguien a quien "le guste". Y no es así.
Imaginemos por un momento que para poder hacer los chándales olímpicos hubiera sido necesario destruir los vestidos victorianos expuestos en el Museo del Traje. Que para poder hacer el logochanclas de la candidatura olímpica hubiéramos tenido que hacer desaparecer el Cobi de Mariscal... Así, tengámoslo claro: lo de Borja es noticia porque debajo había un fresco antiguo, pero la chapuza cultural está instalada entre nosotros. Sucede todos los días. Para un logo de Telepizza, un cartel de Carnaval o la identidad del Gobierno de España. Nos señalan al sol, pero seguimos mirando el dedo.
Eso sí, el Ayuntamiento (puede leerse aquí) aprovecha el tirón y convoca dos concursos y registra la marca Ecce Homo. En fin.

1.8.12

el seguro de móvil A SALVO, ni seguro ni a salvo

 Quizá tu también pienses que merece la pena pagar por estar tranquilo, que en eso consisten los seguros. En mi caso, aseguré mi teléfono con la compañía Altaïr Assurances S.A., un producto que se llama paradójicamente "A Salvo". Curiosamente, si intentas entrar en su web te redirige a una página de Telefónica en construcción. Y sí, la seguridad existe pero mientras a tu teléfono no le suceda nada.
A todos nos ha pasado alguna vez, reclamas a una compañía y te das cuenta de que al final tienen pergeñado un bucle infinito del que es imposible salir, de manera que al final, o te metes en reclamaciones a través de arbitrajes o les pones una demanda, que nunca sabes si merecerá la pena.
Queda también el derecho al pataleo, que en este siglo se ejerce, por ejemplo, utilizando tu blog. Que es lo que voy a hacer ahora mismo. No solo por quedarme a gusto, que también. Sobre todo porque puede servir a otros incautos que crean tener asegurado su teléfono, o para que lo reconsideren quienes estén pensando en hacerlo.

La historia es como sigue:
Contrato un seguro de daños y robo.
Me roban el teléfono. A todos nos puede pasar.
Lo denuncio, cumplo los trámites correspondientes y me abonan la correspondiente indemnización. Hasta aquí, todo perfecto.

Lógicamente, compro un nuevo teléfono el mismo día que me lo roban, y le hago su correspondiente seguro. Con la misma compañía. Cada año, pago religiosamente el recibo que la compañía me pasa por la renovación. Estoy tranquilo. Pago por estar tranquilo...

Pero un día el teléfono sufre un pequeño percance, se rompe el cristal de la pantalla. Sigo los trámites para que mi seguro se haga cargo de la reparación, y ahí empieza el sin sentido.

Sí, has estado pagando el seguro... ¡del teléfono que te robaron hace dos años!

No conseguirás que lo reconozcan, pero en lugar de renovar la nueva póliza, has estado pagando la antigua, la del teléfono robado (si me lees, amigo ladrón, que sepas que si le pasa algo estás cubierto).

A partir de ahí llamadas interminables a un 902, qué listos y correos electrónicos a asalvo@marsh.com. El resultado, lo puedes suponer: he estado dos años pagando un seguro, y cuando me ha hecho falta, no estaba ahí.


Sepan, señores de Altaïr Assurances, que me tienen a su disposición para puntualizar cualquier aspecto de lo aquí escrito. Incluso estoy dispuesto a rectificar esta información si no fuera cierta en algún aspecto. Pueden comunicar conmigo (ya tienen mi número): llamarme es gratis, a diferencia de cuando yo les llamo a ustedes. Y no les voy a dejar en espera para cobrar más, como hacen ustedes.

Dejo aquí resumido el histórico de los mensajes cruzados,  no tiene desperdicio. Es efectivamente, un bucle infinito perfectamente orquestado.
Buenas tardes. Nosotros tenemos dos teléfonos, y dos pólizas de seguro al corriente de pago.

Con fecha 23/11/2011 hemos pagado los dos recibos correspondientes a las primas de seguros 327001212366 y 327001212355

Necesitaríamos que nos comunicaran, según ustedes, a qué teléfonos corresponden esos dos seguros. Es posible que estén ustedes cobrando la renovación del seguro de un teléfono que fue robado en abril del 2010, circunstancia que ustedes conocían pues nos fue abonado su valor por ustedes.

Si fuera posible, nos gustaría tratar este tema por teléfono (imposible con el 902). ¿Podrían llamarnos, o indicarnos un número de teléfono y la persona con quien tratarlo?
Respuesta de A Salvo:


Estimado Cliente:

Para poder proceder realizar la gestión solicitada, debe indicarnos los siguientes datos:

- NOMBRE / RAZON SOCIAL COMPLETOS DEL TITULAR DE LA PÓLIZA
- DNI / CIF DEL TITULAR
- NUMERO DE TLF ASEGURADO.

En espera de sus noticias, reciba un cordial saludo.

En mi siguiente mensaje, les hago llegar los datos, a lo que contestan:


Buenos días,

Para cualquier aclaración estamos a su disposición de lunes a viernes de 9.00h a 18.00h en el teléfono 902.546.080, fax 91.302.55.00

Atentamente,
Marsh Risk Consulting.


Hago el intento, pero tras las correspondientes esperas y musiquitas a precio de 902, me dicen que el procedimiento es que estas cosas se resuelvan por email. Exactamente lo contrario de lo que te dicen si la reclamación es por email. Es una técnica disuasoria habitual en muchas compañías, para ver si te aburres.

Respondo yo:

¿para decirme que llame a un 902 con el que es imposible comunicar necesita que le dé los datos de nuestra empresa? Vaya... En cualquier caso, hemos conseguido por fin hablar con el 902, desde donde nos han informado que esto deberíamos tratarlo por email con ustedes.

Las conclusiones a las que hemos llegado:

- Tenemos dos teléfonos, y pagamos dos pólizas de seguros (327001212366 y 327001212355)

- A estas alturas, no estamos seguros de que ninguna de ellas corresponda al teléfono que se ha roto.

- Ello querría decir que llevamos dos años pagando el seguro de un teléfono que no es nuestro. O bien, el seguro de un teléfono que fue robado en abril de 2010, un hecho que ustedes conocen, porque se les comunicó y ustedes pagaron la correspondiente indemnización.

Entiendan que nosotros no tenemos acceso a su base de datos, sólo pagamos los recibos que ustedes nos pasan al cobro. Es por ello que les ruego encarecidamente que nos comuniquen a qué primas de  seguro y de qué telefonos corresponden los recibos que hemos pagado.

En el caso de que correspondan al teléfono robado en 2010, entendemos que el cobro ha sido erróneo y solicitamos la devolución de los importes correspondientes a los dos últimos años.

En el caso de que corresponda al teléfono que sustituyó al robado, agradeceremos que se hagan cargo de la factura del arreglo.

Un saludo,

Respuesta de ellos:


Buenos días

adjuntamos copias de las pólizas que están en vigor.

Después de un robo deben comunicar a la compañía los datos del nuevo terminal para reemplazarlo sobre la misma póliza. Deberán enviar copia de la factura de compra donde se indique marca, modelo e imei.

Un saludo
De lo que cabe deducir que lo de seguir cobrando las renovaciones del seguro de un teléfono que les consta que ha sido robado porque han pagado la correspondiente indemnización no es un error, es la práctica habitual. Si el cliente se deja y no devuelve los recibos. Si como me ha sucedido a mí, has contratado otra póliza con la misma compañía y no te pasan los recibos de renovación de la nueva, es casi imposible que te des cuenta.

Último mensaje: touché, señores de Altaïr, ustedes ganan

Imposible salir del bucle, está ideado para eso. Pensaré si merece la pena presentar la correspondiente reclamación donde corresponda, o interponer denuncia. La cantidad no merece el esfuerzo, que seguramente con eso juegan también. Pero me queda el placer de la pataleta, que queda colmado con este post. Y el último mensaje, que les envío:

Touché, ustedes ganan. Imposible quebrar su sistema de no atención al cliente. He pagado dos años de un seguro que no tenía, de un teléfono que no me pertenece. Y he aprendido. Y me queda la satisfacción de poder contarlo a quien quiera leerlo. Les dejo el enlace, disfrútenlo: son ustedes protagonistas.

P.S.: De todo se aprende. Con tanto trajín, al final te enteras de cosas, como que el 902546080, que es el teléfono de atención al cliente de Altaïr, tiene su correspondiente número a precio de llamada local. Es el 912135300. Perderás el tiempo, pero al menos no te costará dinero.

24.7.12

Economía para zotes XIII. Son perversos

Hasta ahora se contemplaban dos escenarios (¿os dais cuenta de que empezamos a hablar como ellos?) con respecto a Grecia: la salida o expulsión del euro, esto es, la bancarrota, o seguir dándole vueltas al tornillo, seguir asfixiando a los ciudadanos griegos en favor de los bancos europeos. Esta semana ha empezado a oírse hablar de una tercera vía, que todos sabíamos que existía pero de la que nadie osaba siquiera hablar. Es la más perversa e insolidaria. Por ello, es más que posible que acabe siendo la elegida.
Consiste en la convivencia del dracma con el euro. Se oyen voces que empiezan a recomendar que Grecia comience a pagar los salarios de los funcionarios en dracmas. Detrás vendrán las pensiones. Y a continuación, los sueldos de todos los griegos: las empresas se guardarán los euros para sí.
Esta convivencia de las dos monedas, en resumen supone que los griegos reciban sus ingresos en una moneda en continua devaluación, cada mes habrá que imprimir nuevas dracmas para hacer frente al gasto corriente, pero al mismo tiempo sus compromisos exteriores seguirán pagándolos en euros. Es la manera de aislar el problema, a costa del empobrecimiento de las personas. Grecia sería una especie de tablero de Monopoly, donde sus billetes solo valen si no salen de él. El estado aliviaría su endeudamiento a costa de esa pobreza interna. Podría convertir todos los ahorros de los griegos en billetes de Monopoly (y quedarse con los correspondientes euros). Incluso prohibir la circulación interna de euros para darle una validez ficticia al dracma al hacerlo obligatorio. Eso sí, todos esos euros que el estado griego acumularía a cambio de papel recién impreso ya se sabe a donde irían: a pagar la deuda externa. Un expolio en toda regla. Y después, dejarlos morir. Si cree que todo esto es ficción, pregúntele a algún amigo argentino. Todo está inventado.

16.7.12

Que se jodan

Que se jodan los de esa oposición blandita, a quienes no se les ve un gesto: un plante simbólico que les desmarque de la Fabra y visualice ese "no todos somos lo mismo". Es el hoy por ti y mañana por mí sobre el que se sustenta el paripé político desde que empezó la transición. Que se jodan sus compañeros de partido, que en los pasillos y el ofderecor muestran su descontento, pero  de puertas afuera cierran filas y no señalan. Que se jodan los buenistas que utilizan el adjetivo "desafortunada" porque no quieren decir mezquina, mal nacida e hija de puta. Que se jodan. Porque los jodidos tenemos un límite. Sigan jugando a adivinar donde está ese límite, pero sepan que cuando lo descubran no habrá opción de dar un paso atrás.

7.7.12

El comentario de Alfonso

Se está escribiendo mucho esta semana sobre el crowdsourcing. El debate está abierto, y se están diciendo muchas tonterías, y otras que no lo son tanto. Al respecto, lo más sensato que he leído ha sido un comentario a este post del señor Carpintier (¿ves, Rodolfo? cuando citamos algo, sobre todo si vamos a descalificarlo, es bueno enlazarlo, no pasa nada. Estamos en el siglo XXI, tú ya has dicho que mi problema es que no entiendo este siglo, pero cabe esperar que para ser quien decide quien lo entiende o deja de entenderlo, demuestres entenderlo tú antes).
El señor Carpentier escribió ese post para hablar sobre el que yo había escrito antes aquí, que además aparece publicado en el último número de la revista Visual.
Insisto en que el comentario mencionado es muy esclarecedor. De su autor sólo sé que se llama Alfonso. Y que escribe y argumenta bien. Tan bien que merece la pena reproducirlo íntegro:
(actualizado: veo que el mismo comentario Alfonso lo ha publicado también en la entrada anterior de este blog)

Alfonso dijo

Cuatro apuntes:
Una cosa es un profesional y otra un aspirante. En estos concursos participan mayormente los segundos, ya que el profesional se gana la vida con ello, y en estos concursos quien se gana la vida es el que intermedia, el que pone el cebo para que entren centenares de propuestas y quedarse con la comisión correspondiente al pago. Por tanto, los clientes pagan bajos precios por trabajos no profesionales.
Ahora bien, el cliente que aspira a entrar a competir en el mercado acaba pagando dos veces. Yo ya he arreglado un par de trabajos adquiridos por este método, y a precio profesional. O sea, que he cobrado cuatro veces lo que se ha pagado por los logotipos en el concurso por convertirlos en elementos gráficos aplicables a un uso de comunicación de marca en el mundo real. Haciendo lo que he podido con los auténticos truños que los señores clientes han tenido a bien seleccionar. Dicho de otra manera, el cliente se tiene que ir haciendo a la idea que tras un encargo de este tipo suele venir emparejado otro muy común en nuestro oficio: un REDISEÑO. Con la particularidad de que suele hacerse necesario en un plazo muy breve desde el concurso.
Otro hecho es que debido a la condición de aspirantes que ostentan en su inmensa mayoría los participantes en estas convocatorias nos solemos encontrar con que la mayor parte de lo que en ellas se ofrece son imitaciones de tal estilo o tal otro, siguiendo las corrientes del momento; en el supuesto de que no sean plagios directos, que, como apunta Álvaro, sería la salida más rentable para aquellos que necesiten presentarse a la mayor cantidad posible para obtener unos mínimos ingresos. Por tanto, que se olviden los clientes si creen que en un concurso de esta categoría van a encontrar una solución rompedora, o van a crear tendencia de alguna clase, ya que lo que se presenta está habitualmente más visto que el tebeo, como decía mi abuela, y en la inmensa mayoría de los casos mal digerido y regurgitado.
En último lugar diré que en mis visitas a las exposiciones de las convocatorias de estas páginas no he visto NI UNA SOLA PROPUESTA que valiera más de lo que se ofrecía como premio. Así que aunque los no seleccionados no vean un duro por su dedicación, tampoco creo que el cliente haya salido ganando dinero. Si algún beneficio le veo por ambas partes es no tener que haberse visto las jetas respectivamente, aspecto profesional que cada día me resulta más desagradable, sobre todo con los pijos ejecutivos que se creen cerebros con patas y también con esos empresarios "hechos a si mismos" que de todo creen tener opinión y no son más que unos patanes; al menos en lo que a comunicación gráfica respecta. Y para nuestra desgracia son legión.
Buenas tardes y gracias por escuchar.

3.7.12

Lo que nadie cuenta sobre las webs de crowdsourcing



Por dos veces el crowdsourcing ha sido noticia estos días. Por un lado, Telepi22a tiene un nuevo logo que le costó mil euros, y que estoy seguro de que no llegarán a utilizar. Pudo elegir entre 916 propuestas –¿cuánto se tarda en elegir una propuesta si tienes que ver 916?–, y a la vista de la seleccionada, no quiero pensar como serían las 915 restantes. [consejo 1: si eres cliente, piensa antes en el tiempo que tardarás en cribar todo eso. Aunque tu pienses que el tiempo del diseñador no vale dinero, estoy seguro de que crees que el tuyo es oro].
Por otro, el Ministerio de Educación y Cultura se sube también al carro, y busca por la misma vía una nueva imagen para el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música. El premio son los mismos mil euros, y cuando esto escribo van ya 376 propuestas.
Alguien dijo que si pusiéramos a un millón de chimpancés a teclear, alguno podría acabar escribiendo una obra de Shakespeare. Siendo así, también existe la posibilidad teórica de que una “batalla creativa” pudiera dar con un resultado digno de Milton Glaser. [consejo 2: señores de Adtriboo y similares… ¿han pensado en poner una granja de chimpancés?]
Veamos primero el modelo de negocio: una relativamente sencilla web, sin grandes necesidades de mantenimiento. Esa es toda la inversión. [consejo 3: si estás pensando en montar un portal de estos, no olvides pedir subvenciones y financiación, que estos proyectos “de internet” les ponen mucho a los políticos y burócratas. La misma ENISA que dicen que están ahí para promocionar el diseño, es la que te va a dar la pasta, no sería la primera vez].
Ofreces un producto por debajo de precio de mercado. Esto es sencillo, porque juegas con las expectativas de otros, que trabajarán sin obtener nada a cambio. En la lotería, por lo menos, el que gana se lleva un porcentaje alto de lo que pierden los demás. Aquí ni eso. [consejo 4: si eres diseñador y te tienta el crowdsourcing, compra un cupón de la ONCE. Es más seguro y el premio es mayor]
Es importante tener como gancho a clientes importantes. Como nada arriesgas y trabajan otros, puedes dedicar recursos a “vender” tu propuesta a marcas conocidas. Usa los tres argumentos de venta más antiguos del mundo: “hasta ahora te han estado engañando”, “puedes ser más listo que los demás”, y el definitivo “es muy barato”.
Como tú no trabajas porque los creativos lo hacen por ti, dedícate a las relaciones públicas, a conceder entrevistas, a dar conferencias, a subir vídeos a YouTube… tu negocio consiste en que muchas empresas prueben y muchos diseñadores piquen. Tranquilo, estas cosas venden muy bien. El mismo periodista que despotrica de las webs que están ofreciendo redacción de contenidos a 0,75€ el folio –sólo si se publica, por supuesto– estará encantado de dedicarte un espléndido reportaje en su medio.
Si no hay trabajo, por lo menos existe esta alternativa. He oído y leído esta frase unas cuantas veces. La estadística dice lo contrario, las propuestas de logos para Telepi22a costaron un euro cada una. Pero a excepción de uno, los participantes ni siquiera cobraron ese euro. Realmente, forma parte del engaño: los organizadores de estos concursos presumen de sus cifras de profesionales registrados –por cierto, sin decir de qué portal anterior heredaron a muchos de ellos–, pero a la vista de los resultados que se obtienen, hay muchísimo aficionado, para quien “lo importante es participar”. ¿Absurdo? No tanto. Supongo que el mecanismo es similar a aquel por el que funcionan tan bien los bares-karaoke.

Pero, ¿puede un diseñador ganar dinero con el crowdsourcing?


Estoy convencido de que sí. Siguiendo las siguientes premisas:
Se presentan varios cientos, si quitamos a los malos supongamos que tenemos una posibilidad entre cien, esto es, que ganaremos un 1% de los concursos. Pongamos que de media el premio son 300€. Digamos que queremos 300€ cada semana. Y que le vamos a dedicar media jornada. En 20 horas tendremos que presentarnos a 100 concursos. Esto supone 15 minutos para cada uno. Hay que dedicar la mitad de ese tiempo a documentarse (google images, ya sabes). En ese proceso quizá encontremos algo para ser fusilado o adaptado: hay que recordar que las responsabilidades por el uso de algo que ya tiene propiedad intelectual recaen sobre quien ejerce el uso, no sobre el creador. A lo más que nos enfrentaríamos es a una responsabilidad por la autoría, algo que nunca se denuncia. No tendremos tiempo de buscar e instalar tipografías: algunas webs de fuentes tienen la opción de que se nos ofrezca de muestra la palabra que queramos (Telepi22a, por ejemplo). Eso nos permite visualizar nuestro logo en decenas de tipos distintos en cuestión de segundos. El que nos guste, directamente copiar un pantallazo (al fin y al cabo, nos piden sólo calidad jotapegé). Evitar degradados y efectos: nunca elegirán un logo por ello, y sí puede ser un motivo de descarte. Y además, lleva tiempo. Ya está. Repetir la operación cada 15 minutos [consejo 5: sr. cliente, esto es lo que hacen el 80% de los que participan. Está usted pagando posiblemente 1000€ por un cuarto de hora de trabajo. Y además, muchas veces será un plagio y no podrá pedir responsabilidades, Siga pensando que es usted el más listo].
Álvaro Sobrino. Diseñador gráfico, periodista y editor.
Mantiene una columna en la revista VISUAL, con el nombre de Crónicas de Pseudonimma, donde recoge opiniones de otros y las suyas propias acerca de la actualidad del diseño español.