Este blog está discontinuado

Hola. Este blog ya no se actualiza. Pero me pareció bien que todo este material siguiera estando ahí. Por si alguna vez alguien quiere leerlo, y por contribuir a la basura informática.
Puedes ver y leer lo que hago y escribo ahora en instagram,
en facebook, en twitter...

14.12.08

Diseño para olvidar (V)

Un país pensado para putear a los que no son ricos

Vaya usted a comprar un lavavajillas o un frigorífico. Descubrirá que sólo los modelos más caros, que son los que cumplen las especificaciones AAA, reciben subvención. Una subvención que nos es suficiente como para que su precio se acerque a los baratos. Si es usted rico podrá comprar un electrodoméstico subvencionado, no apto para economías modestas.
La ITV del coche es otro agravio comparativo. Está bien que se establezca un control sobre el estado de los vehículos, pero no está claro que tengan que pagarlo los propietarios. Sobretodo porque este control no hay que realizarlo durante los primeros años de vida del vehículo, después será cada dos años, y para los coches más viejos, anual. Cuesta cuarentaytantos euros. ¿Quién lo paga? Pues quienes no pueden cambiar de coche cada cuatro años, quienes tengan coches con años de antigüedad… ¡cómo si no cambiaran de coche por capricho!.
Vayamos a las multas. Los coches más caros salen de fábrica con un detector de radares (eso que llamamos GPS). También puede acoplarse al vehículo uno no integrado. O lo que es lo mismo, si usted tiene dinero para pagar el artilugio, corre menos riesgo de que le coloquen con un radar. Las multas son, no cabe duda, un sistema recaudatorio. Eso sí, en el que los ricos tienen ventaja.
Otra. La famosa ayuda de los 400 euros, a la que acceden sólo asalariados cuya retención de IRPF supere dicha cantidad. O lo que es lo mismo, quedan fuera parados, pensionistas y sueldos precarios.
Habría que repensarse estas políticas de reparto de lo recaudado. Y ser especialmente sensible con los agravios a las economías desfavorecidas. Tengo la sensación de que todo se programa para las clases medias-altas, como si los pobres no votaran.

1 comentario:

marcoshurtado dijo...

Otro punto a añador aquí podría ser el impuesto de circulación, que se grava en función de las emisiones de CO2 del vehículo (Evidentemente coches de mayor antigüedad emiten más, luego pagarán más). Y si por ejemplo, yo sólo utilizo el coche los fines de semana porque voy al trabajo andando, "mis" emisiones de CO2 serán menores que las del comercial que tiene que moverse de un sitio a otro a diario. Pero aun así yo pagaré más, por ser mi vehículo "más contaminante".

Álvaro Sobrino. Diseñador gráfico, periodista y editor.
Mantiene una columna en la revista VISUAL, con el nombre de Crónicas de Pseudonimma, donde recoge opiniones de otros y las suyas propias acerca de la actualidad del diseño español.