Este blog está discontinuado

Hola. Este blog ya no se actualiza. Pero me pareció bien que todo este material siguiera estando ahí. Por si alguna vez alguien quiere leerlo, y por contribuir a la basura informática.
Puedes ver y leer lo que hago y escribo ahora en instagram,
en facebook, en twitter...

10.4.10

Javier Piedrahita, antes friki, después pirómano, siempre misógino, para acabar simplemente en ladrón

pulsar en la imagen para ampliar

A veces no hay que callar. Somos unos cuantos los periodistas especializados en comunicación, muchos nos conocemos desde hace un montón de años, otros más jóvenes se incorporan a esta profesión y nos hacen ser mejores. Por lo general, hay buen rollo entre nosotros. Respeto y fair play, y al tiempo somos conscientes, no es incompatible, de que la competencia entre los medios para los que trabajamos no deja de ser competencia nuestra.
Como en todos los colectivos, hay quien desmerece. Mis colegas con una exquisitez que les honra llevan aguantando sin decir –ni escribir– nada sobre este mezquino y acomplejado aspirante a periodista (si algo es imprescindible en un periodista es su capacidad para escribir de modo aceptable; no es el caso).
Rara es la semana que no utiliza el editorial de su e-panfleto, no puede llamársele medio, para insultar y menospreciar el trabajo del resto de periodistas. Para él sólo su medio y su extraño modo de hacer son válidos. A falta de mejores argumentos, el modo de convencer es cuestionar el trabajo de los demás a través del desprecio y del insulto. Y a fuerza de querer sentar cátedra y decir lo que los demás deben hacer, pensar o escribir, resulta cansino. Su actitud y su persona son ridículas, provocan lástima más que enojo. Esta semana Pichafrita ha rebasado la línea. Que quienes nos dedicamos a esto hayamos preferido hasta ahora ese "no hacer aprecio" como respuesta a sus salidas de tono, a sus mentiras, a sus insultos, creo que habla bien de esta profesión. Pero ha llegado el momento de saber quien es Pichafrita. De desenmascar como actúa este repartidor de lecciones éticas hacia los demás redactores. De demostrar que este no-periodista es un farsante. Pero antes, veamos unas pinceladas del personaje.

Piedrahita, el misógino

No tengo constancia del problema que puedas arrastrar, Pichafrita, en tu relación con las mujeres. ¿Te asusta trabajar con hombres? Este adalid del nuevo marketing sólo acepta mujeres para trabajar en su ciberhoja parroquial.

Resulta vergonzante que en pleno siglo veintiuno quede aun quien pueda redactar así sus ofertas de empleo: "necesitamos aquí de las mejores redactoras en publicidad, marketing, medios, comunicación. Si te gusta la libertad para informar como te enseñaron en la facultad de periodismo y luego no te dejaron poner en práctica, si crees en el futuro del online, blogs, proyectos web 2.0, vídeos, redes sociales para una nueva era informativa, si conoces este sector, te apasiona de verdad, te encanta redactar, hablas inglés (y/o alemán, francés), eres organizada y disciplinada y vives en Madrid ciudad, ¿por qué no nos escribes y te presentas? Buscamos redactoras para ampliar este proyecto". Cuesta hacer valoraciones. Más allá de la discriminación sexista –que bien podría ser incluso denunciable y punible– la desfachatez del redactado denota una lejanía de la realidad, la que acompaña siempre a este friki. Y como pequeña muestra de su problema, hay muchos más ejemplos, este editorial, en el que califica a las trabajadoras del stand de su competencia en un evento como "dos azafatas de piernas largas y cerebro corto"... literatura pura, vamos.

De Piedrahita a Pichafrita... el pirómano

Escribe mal, es zafio, quienes le conocen le rehuyen por los pasillos por no aguantarle. Sistemáticamente, desprecia e insulta a los medios con los que compite y las personas que en ellos trabajan. "Periodistas de peluche", "compañeros comprados", "pobres becarios", "estilo besugo", o "publicaciones vendidas del género roba tiempos" son sólo algunas perlas de entre las que suele utilizar para describirnos en sus editoriales. No es importante, se descalifica por sí mismo y no consta que el insulto al adversario sea un valor de credibilidad. Pero hubo un momento en que esa obsesión rebasó lo aceptable.
En febrero de 2009, este adalid del saber hacer informativo dijo haber recibido –allá quien quiera creerlo– un vídeo donde podía verse como un (supuesto) anónimo lector indignado quemaba, previo rociarlos de gasolina, unos ejemplares de la revista Anuncios, con la que tiene una especial inquina este folclórico del marketing. Cuesta creerlo, pero incluso aunque fuera cierto, cualquier otro en ese supuesto hubiera tirado a la papelera el archivo y a otra cosa. Piedrahita no, este padre de la información creyó ver ahí una noticia ineludible, y no contento con subirla a youtube, la acompañó de una interpretación rayana en lo delirante:
"Recibimos hoy lunes este sorprendente video de lectores indignados, quemando en plena calle, ante sus oficinas y atónitos viandantes, la revista de publicidad Anuncios. (...) Queda patente que el sector publicitario se levanta y sale de su inmovilismo para defender una nueva era en la que se demanda una actitud mas (sic) honesta ante los que quieren sequir (sic) con mas (sic) de lo mismo. La caida (sic) del establishment (a su cabeza la antaño prestigiosa revista Anuncios, ahora "devorada por la hoguera de su propia vanidad y prepotencia" en tiempos bien cambiados) está sucediendo ya. Lo que cambiará para mejor nuestra publicidad, nuestro sector, la actitud hacia el consumidor y entre los propios actores de un sector renovado y distinto. Quizás a primera vista no lo parezca, pero esto que leemos y vemos es una noticia llena de esperanza para todos! Reflexione y tome su decisión tras analizar lo que está pasando con esta publicación reaccionaria de la publicidad de una era del pasado, que nos ha llevado al desastre actual".
Es fácil deducir por qué desde entonces cada vez menos le llaman Piedrahita y se ha extendido el cariñoso mote de Pichafrita, el pirómano Pichafrita.
Hasta aquí el perfil del personaje, sus salidas de tono (sólo una mínima parte de ellas). Pero con todo esto había que convivir. Esta semana se ha dado un salto cualitativo. Que sus artículos nos parezcan memos, sus aires de grandeza ridículos, su obsesión por hablar de sí mismo empachador, no merecería este texto. Esta semana hemos descubierto un nuevo Pichafrita, esta semana hemos conocido a...

...Pichafrita, el ladrón

Cuando uno va dando lecciones de ética periodística, poniéndose de ejemplo y denostando la labor de los demás, hay que valer mucho –que no es el caso– y además tener bien cubierta la retaguardia. Porque si uno además es "trucho", más pronto que tarde acaba por saberse.
Esta semana nos ofrecía este choricillo de las ideas y las palabras su "carta semanal" (pulsar en la imagen para ampliar). En su línea, manejo torpe del lenguaje, incorrecciones en la construcción... lo de siempre, si no fuera porque la mayoría de ese texto ya estaba escrito. Concretamente, tres días antes en esta web, la de The Fukuoka Project, por Amir Kassaei, Chief Creative Officer en Doyle Dane Bernbach Group Germany . No se trata de una cita ni entrecomillado, Pichafrita se atribuye como propia no una frase ni un un párrafo, sino tres pantallas de texto que constituyen el grueso de "su" carta. Debe pensar este mentiroso de la información que es el único que lee blogs en alemán. ¿Cuántas veces más, fraudulento Pichafrita, habrás utilizado esta técnica creativa del corta, pega y traduce? ¿Podrán quienes tienen el estómago y la paciencia de leerte regularmente a partir de ahora confiar en que lo que publicas como de tu cosecha lo hayas escrito realmente tú? ¿Vas a seguir ahora denostando el trabajo de tus colegas que desde todos los puntos de vista, por la calidad de lo que escriben y por la ética y profesionalidad con que lo escriben te dan cien vueltas? ¿Con qué cara dura a partir de ahora vas a ser capaz de cuestionar lo que hacen y lo que escriben, si ni siquiera es posible saber si lo que tu firmas es tuyo o lo robas por ahí? No es la primera vez que lo haces, lo sé yo y lo sabes tú. No será la última. Pero es bueno que se sepa.
Eres un cáncer y una vergüenza para esta profesión. Se equivocó el bueno de Alzugaray cuando te bautizó como "frikiperiodista". No, tu no sabes lo que es el periodismo. Eres un friki, a secas. Un fraude.

21 comentarios:

Anónimo dijo...

Tienes valor Álvaro. Tanta gente pensando eso y tan poca atreviéndose a decirlo. Ese tipo tiene algún desequilibrio psíquico grave. Sufre una especie de complejo de Robin Hood mezclado con exhibicionista de metro. Y como sabe que el coco no le da más que para criticar (sin haber hecho nada en su vida que merezca la pena) tiene que recurrir al plagio para decir algo inteligente. Que se lo pregunten a los del ICEMD.
Remderdot

Anónimo dijo...

Realmente brillante y esclarecedor, quizás el único reparo sería que el citado personajillo no merece ni la centésima parte del trabajo de escribir o leer sobre el mismo. Esperemos, eso sí, que el sector publicitario y del marketing deje de admitirlo pese a criticarlo de forma generalizada, y se de cuenta que gente así sólo perjudican a la profesión en general. Lo dicho, pasemos del pichafrita, que hay cientos de miles de cosas mucho más importantes.

Anónimo dijo...

Buenísima y acertadísima radiografía de este personaje

Anónimo dijo...

Muy bien Alvaro. Has encendido la mecha y esto no puede parar. Hay que acabar con las malas hierbas y que Piedrahita se vaya a Alemania.

Anónimo dijo...

Álvaro, una preguntilla. ¿Y tú qué autoridad tienes para ir por allí juzgando a la gente?
No te recuerdo ninguna pieza digna de mención durante tu carrera, por eso tu salto al ¿periodismo?.
Deja de tar la tabarra en el Mentidero, anda, que no eres nadie!

Anónimo dijo...

Álvaro tiene unos cuantos años de revistas excelentes dedicadas al mundo del diseño, que son su obra. Y un comportamiento ético. En cualquier caso, aquí no se está juzgando la obra, sino fundamentalmente la ética profesional. A ver si nos enteramos. Por cierto, mi comentario anterior ha desaparecido.
Remderdot

Y_aún_así_te_aprecio dijo...

Esto es la hostia, penúltimo anónimo:

Yo te aseguro que no tengo nada que avale mi autoridad para criticar a nadie. Y, aún así, y aún sin saber quién coño es el Piedrahíta éste, no veo que necesite de ninguna credencial para decir que el tipo es un miserias por haber pegado semejante sablazo.

Además, con el agravante de que si de lo que escribe es de publicidad y comunicación, tal y como va el gremio con el tema de la originalidad y la ética, se acaba de poner un traje de luces.

MarketingDirecto.com dijo...

Buenas,

Como mi respuesta a estos simpáticos posts no cabe (no se escribir breve, ni siquiera sin errores, pirateando y quemando),
pego este link a la misma en mi espacio de comentarios en MarketingDirecto.com:

http://www.marketingdirecto.com/punto-de-vista/editorial/aepe-y-un-caudillo-sectorial-que-no-quiere-ver/#comment-335

Esta debajo, donde dice "Gracias Elsa".

Saludos,

Javier Piedrahita

Anónimo dijo...

¿No será envidia?
¿No será odio a las críticas?
No conozco ningún medio nacional sobre el marketing que envíe noticias de manera tan fugáz como lo hace marketing directo.
No conozco ningún medio nacional sobre el mkt que se informe ampliamente sobre lo que ocurre a nivel nacional e internacional.
No conozco ningún medio nacional sobre el mkt que sea tan directo.
Y la gran mayoría no sabe alemán, asi que Sres. informarse de lo que ocurre allí en versión castellano, fenomenal.
Javier tendrá sus cosillas, pero creo que sin su portal estaríamos mucho más que desconectados sobre la actualidad del sector.

Anónimo dijo...

Sí, también Jesús Gil tenía sus cositas. Eso no le importaba a la gente hasta que sus cositas eran justo las que él quería. Hasta que uno no sufre a este elemento, no se da cuenta de cuál es su juego. Lo cual no quiere decir que su medio no sea válido, como lo eran las obras públicas de Gil y Gil.

Anónimo dijo...

¿O sea, que la excusa para FUSILAR un artículo y hacerlo pasar por una editorial propia es la falta de tiempo?

Pues haz las cosas despacio y con el tiempo necesario.

¿Y la excusa para las faltas de ortografía y la sintaxis atroz es que no eres periodista?

Pues si no sabes escribir, PUES NO ESCRIBAS

Como decía mi abuelo: "Manolete, si no sabes ¿'pa que te metes?

Anónimo dijo...

Vamos a ver si me aclaro, como lector del portal de Javier Piedrahita, me encuentro un link en los comentarios de su Editorial que me lleva hasta aquí.
Y empiezo a leer una serie valoraciones, juego limpio, buen rollo, bla bla, bla, bla bla, que dirían en la TV, que si hay que escribir de modo aceptable como periodista...
Lo siento por usted, sr. Sobrino, pues lo primero que leo detrás se su nombre es que es periodista, entre otras cosas. Se ha desacreditado usted solo. Yo no veo en este artículo una contestación correcta a una manera de actuar de Javier Piedrahita, que para usted no es adecuada. Y no hago nada más que leer una serie de insultos, friki, ladrón, misógino, pirómano, "pichafrita". Por cierto, no sé si usted ha podido conocer o disfrutar del trabajo de su padre, Luis Piedrahitra, un reconocido periodista de TVE. Pues bien, ya se habrá dado cuenta que el menosprecio de un apellido y un trabajo no es el camino más profesional. Como se califica usted como periodista, quizás el colectivo debiera actuar en consecuencia; por no decir de una serie de insultos que pueden no salir gratis, ni incluso la promoción personal que se ha tratado de hacer a través de Marketing Directo. No quisiera extenderme, porque no sé ni siquiera si este comentario se va a censurar pero, habla también usted de misoginia. ¿Es que es usted el que menosprecia a las mujeres, que no quiere que accedan a un puesto de trabajo?, ¿es que no sabe usted que si de discriminación sexista habla, aprovechar que el Pisuerga pasa por Valladolid para atacar a Javier Piedrahita, no podría empezar a leerse que las ayudas en contratación van dirigidas, principalmente, en beneficio de las mujeres? ¿Entonces lo que quiere usted decir es que el Gobierno de esta nación es sexista y discriminatorio, verdad?. Tomo nota. Asimismo, si de mujeres hablamos, no hace falta nada más que perder un poquito de tiempo e irse al INE, algo que haría un buen periodista, y observar que hay una superiodidad en contratación de mujeres con estudios superiores, en las empresas españolas. No tengo ni idea de cuántas personas trabajen en Marketing Directo, ni cuántas de ellas sean mujeres pero, en lo que no voy a entrar es en la política interna de una empresa, ni mucho menos en una tendencia tan clara y evidente en todos los colectivos y empresas.
Como viajero esporádico de su blog, no me queda más que entristecerme por leer un ataque tan burdo y tan mal hilado, desde el punto de vista periodístico. Otra cosa es que no lo fuera pero, como dice que lo es...
Por cierto, como lector sin ninguna relevancia o como anunciante, que lo pudiera ser, prefiero seguir leyendo la línea de Javier Piedrahita y visitando su portal, pues allí no veo asomar la tirria que veo aquí.

Anónimo dijo...

Todo el mundo es libre de dar su opinión, Álvaro lo ha hecho y merece la pena, porque tenga razón o no, ha plasmado en el papel lo que TODO EL RESTO DEL SECTOR al completo piensa yJAMÁS dice. Yo estoy de acuerdo con Álvaro y en alguna ocasión he hablado con sinceridad a Javier Piedrahíta, sin chuparle el culo como -repito- hace el resto del sector. Sólo quiero decir que, sin gustarme la forma de escribir o hacer de Piedrahíta, hay mucho, demasiado "directivo" en este sector que adolece de lo mismo. He trabajado en otros medios (marketing, publicidad) donde los comentarios sexistas, la preferencia por las mujeres gracias a sus "atributos" para ciertos puestos, la emntira o la hipocresía están a la orden del día). Piedrahita no es el único, lo que pasa es que no lo oculta, ni sonríe a todo el mundo como si nunca hubiera roto un plato para luego poner la zancadilla al que tenga a tiro, como hacen algunos directivos de este sector. Saludos

Anónimo dijo...

Me parece que Alvaro aporta pruebas y documentación de las acciones de este caballero.
Los que sufrimos sus insultos, al menos una vez al año, directamente pasamos. Jamás le he insultado, jamás he cruzado mas de dos minutos de conversación con él y cada año, puntual, entre marzo y abril me insulta. Me ha llamado cacique, dictador, caudillo. ¿Tengo que aguantar esto?
La cuestión no es escribir mucho, muy deprisa y de cualquier cosa. Sería conveniente que, si además de informa opina, supiese algo de los que habla. Preguntele por temas de investigación, muestras, trabajos de campo, error estadistico o estudios en concreto. Es capaza de descalificar sin conocer. Personalmente creo que valorar sin conocer no es periodismo.

Anónimo dijo...

Vergonzoso lo que acabo de leer.Álvaro, no te conozco, pero si tú te llamas compañero espero no cruzarme jamás contigo, ni trabajar contigo, ni siquiera verte en una fiesta del sector. Independientemente de la opinión que me merece como profesional y como persona Javier Piedrahita, a quien considero excelente profesional y mejor persona si cabe, y lo sé de buena tinta porque es de una humanidad excepcional y de un espíritu emprendedor, visionario y gran compañero, me parece VERGONZOSO lo que has escrito. Libertad de expresión, sí..por supuesto..en nuestra profesion, publicidad/comunicación y/o periodismo hay gente chupaculos,pelotas,hipócritas y cada uno vierte su opinión y luego...bien que consultamos y pedimos consejo, ayuda y recomendaciones a gente que nos cae mejor y peor..verdad? Como periodista que dices que eres, ni siquiera yo voy a darte un humilde consejo, ni siquiera mi opinión. Ni la mereces ni la valorarías. Sólo te digo lo que te diría Javier Piedrahita y cualquier persona con un punto de profesionalidad... y es... SE PRUDENTE, QUE ESTA VIDA DA MUCHAS VUELTAS. TEN CUIDADO NO VAYA A SER QUE EL DÍA DE MAÑANA NO TE ENCUENTRES QUE HAS MORDIDO LA MANO QUE TE DA DE COMER. Has perdido mi respeto como profesional (me da miedo decirte quien soy, no vaya a ser que sin motivo aparente vayas a arremeter contra mi...uyyy), aunque poco te importará ya que veo que sólo te importa la grandilocuencia de tus palabras (agunas llenas de asco y odio, típico de profesional frustrado...y no digo que lo seas...sólo que si estudias un poco de psicología ése sería un diagnóstico preliminar. Y por último, te deseo toda la suerte del mundo, y espero que te vaya fenomenal...aunque tengas que aprender, como todos los que tenemos un caracter fuerte, a medir tus palabras, tu temperamento y tu genio.El ser transparente es bueno. Pero llevado a este extremo es...sencillamente una vergüenza para los profesionales de la comunicación. Aunque eso sí, espero que te contraten en El País como redactor.me encantaría leer como le sacas la piel a tiras a los del Gobierno y a la Oposición.Un saludo.

Anónimo dijo...

Este persona es bien conocido en el sector. Todo un fraude que vive del cuento vendiendo motos al personal y hablando siempre de lo que ni el mismo es capaz de hacer. Solo repitiendo a otros gurus y haciendo suyas las grandes citas no sin antes pasar por el traductor. Ahí tienen su seudo-blog rosa del marketing. Una simple plantilla en wordpress con la que intenta compararse con grandes medios. Un chiste vamos

Anónimo dijo...

Es un encantador de serpientes hasta con sus amistades...Pobre diablo jajajaja

Alberto Jurado dijo...

Vaya este post no tiene desperdicio pero a estas alturas ya nadie descubre nada. A este personaje deberían deportarlo de España. El titular lo resumen bastante bien y ya lo conocen hasta en pekin.

Anónimo dijo...

El sector sigue apoyando a este personaje asqueroso deprimente manipulador y sin ningun tipo de calidad... incomprensible

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Algunas obsrvaciones: Dícese misógino al hombre que aborrece a las mujeres, en este caso se adolecería de lo contrario.
El conjunto del texto es contraproducente por exageración, no se es pirómano por publicar el video de una quema, ni ladrón por hacer un plagio puntual.
Su newsletter me resulta informativa (de lo poco que acepto por suscripción) y no está sumergido en lo local como los medios importantes.
A lo peor es persona narcisista y eso se notará en el contacto directo y de seguro habrá sido despreciado y ninguneado. Por mi parte tengo también un queme personal contra alguna institución publicitaria que me quitó la idea sobre el Festival de eficacia publicitaria, es fácil tener mala opinión de estos grupos por su prepotencia y que si te falta esa prepotencia te ningunean. Seguro que es el caso de Piedrahita. Su guerrillaje creo que es común en el periodismo, se parece un poco a un ilustre del periodismo de columna, incisivo y no adocenado, que se hace malquerer por los colegas a los que golpea con la fusta.

Álvaro Sobrino. Diseñador gráfico, periodista y editor.
Mantiene una columna en la revista VISUAL, con el nombre de Crónicas de Pseudonimma, donde recoge opiniones de otros y las suyas propias acerca de la actualidad del diseño español.