Este blog está discontinuado

Hola. Este blog ya no se actualiza. Pero me pareció bien que todo este material siguiera estando ahí. Por si alguna vez alguien quiere leerlo, y por contribuir a la basura informática.
Puedes ver y leer lo que hago y escribo ahora en instagram,
en facebook, en twitter...

10.3.07

Siete motivos para no asociarse a VEGAP, y uno solo para pertenecer a ella.

Como casi todo en la vida, tiene sus pros y sus contras. Así, ante la duda acerca de si es interesante para un creador visual pertenecer a la única entidad de gestión que puede representar sus derechos, he hecho esta lista, por si a alguien le sirve:

1. Si entras en VEGAP, tienes que firmar un contrato innegociable. Les cederás en exclusiva todos tus derechos de reproducción por cinco años, con la única excepción del trabajo de encargo.

2. Si te haces de VEGAP es muy posible que dejen de llamarte para algunas exposiciones colectivas o individuales, tanto fundaciones y museos como otros organismos públicos y privados, para evitarse problemas con el material promocional y el catálogo.

3. Algunas revistas, televisiones, editoriales, han optado por evitar la publicación de obras del repertorio. Nunca sabrás cuántas entrevistas y reportajes han dejado de hacerte por ser de VEGAP. O porqué en algunos libros de historia o crítica de arte, hablan de tí pero sin reproducir ninguna obra, cuando sí lo hacen con otros autores.

4. No podrás puntualmente ceder derechos de reproducción, aunque te apetezca, por ejemplo para una campaña de concienciación, para una subasta benéfica que tenga catálogo, para un blog de alguien que te admira o para el corto de un amigo que quiere abrirse paso en el cine.

5. No podrás decidir que una parte de tu obra o toda ella sea de libre reproducción, ni siquiera para usos no comerciales.

6. Aunque puede que no estés de acuerdo con el canon, la ley dice que es un derecho irrenunciable (o sea, una obligación). Sin embargo, no verás un duro de la parte que “legalmente” te corresponde. VEGAP cobrará el canon por tu trabajo, pero no te lo liquidará a no ser que aceptes el resto de las condiciones de su contrato.

7. Si llegas a entrar en la wikipedia, por ejemplo, pasarás a la historia. Pero sin imágenes de tu obra hasta 70 años después de que te mueras. Curiosamente, en la wikipedia inglesa sí aparecerán esas imágenes.

Hasta aquí los inconvenientes. Y ahora la ventaja:

Si firmas el contrato de VEGAP, además de ese taloncito a final de año, formarás parte de esa élite de mil y pico artistas que se quedan con unos ingresos de compensación por copia privada (canon) que corresponde realmente a los cientos de miles de honestos ilustradores, fotógrafos, diseñadores, artistas plásticos y videocreadores que hay en este país.
(de pseudonimma)

9 comentarios:

jose dijo...

¡Gracias por decir esto tan claro!. Mucha gente conoce la Sgae y sus políticas, algunos incluso Cedro, pero no tantos saben que hay hasta 8 (http://www.mcu.es/propiedadInt/CE/PropiedadIntelectual/PreguntasFrecuentes/EntidadesGestion.html) entidades de gestión colectiva de derechos que en definitiva quieren su trozo del pastel, en otros ámbitos de la creación.

natxo dijo...

Se me ocurre otra razón para no hacerse de VEGAP:
8- VEGAP no acepta licencias libres, aunque sean las archiconocidas Creative Commons. Sólo Copyright restrictivo, cuanto más restrictivo mejor.

José Luis dijo...

Álvaro: Eres MUY GRANDE
Con tu posición y tan combativo, toda mi admiración por ti.

AnnieChristian dijo...

Por alguna razón siempre iba a entrar en tu blog tras leerte en Visual y siempre quedaba aparcado para mejor ocasión.

Tonta de mí, ahora voy a leerte con retraso, pero eso sí, muchísimas ganas.

Esta entrada me parece de una valentía y de una necesidad tremendas. Gracias

Anónimo dijo...

Me parece normal que las condiciones de exclusividad en la explotación de la obra y en la liquidación de los derechos te animen a renunciar a VEGAP (aunque también me parece que tu visión no se ajusta a las condiciones reales del contrato de adhesión a la entidad).
Me parece lamentable que esgrimas como razones para no pertenecer a una ASOCIACIÓN DE ARTISTAS las amenazas de exclusión de exposiciones y otras (te recuerdo que no estamos en el siglo XVIII ni esto es la plaza del pueblo donde el patrón llega por la mañana con el patrón a llevarse a los más fornidos y dóciles al tajo).
Por último te diré que no soy socio de VEGAP (aunque estoy tramitando mi adhesión), y, sin embargo, en 2001 me beneficié del programa PROPUESTAS de la Fundación Arte y Derecho, desde la que VEGAP canaliza ayudas a proyectos artísticos innovadores, mediante recursos económicos procedentes de la recaudación del derecho de reproducción (te recuerdo que estos derechos económicos e intelectuales no son ningún impuesto revolucionario ni ocurrencia mafiosa: son derechos recogidos en la ley española y es lamentable que los propios artistas nos mostremos reticentes a los mínimos avances profesionales que a través de entidades como VEGAP se están consiguiendo).
JAVIER GASCÓN

Álvaro Sobrino dijo...

Gracias por tu comentario, Javier.
Algunas puntualizaciones. No hablamos de una Asociación de Artistas, sino de una Entidad de Gestión. La primera defendería al colectivo y a los individuos, sensible a sus intereses. No es el caso. Miles de artistas que desean otro modelo de gestión de SUS derechos, son excluidos e ignorados. VEGAP antepone esa gestión (exclusiva e innegociable) a los intereses de los artistas. Puedes hacer la prueba, intenta negociar algún punto del contrato, como por ejemplo que en una parte de tu obra quieres utilizar licencias creative commons. O diles que solo quieres que gestionen tu parte del canon digital (que llevan años repartiéndose, aunque la ley dice que es tuyo e irrenunciable)
pero no los derechos de reproducción publica. Te dirán que o todo o nada, porque no defienden tus intereses, los que sean, sino la gestión de unos derechos económicos que son tuyos, pero que ellos "gestionan" por un módico porcentaje.
Con respecto a las amenazas de exclusión que me atribuyes, no son tales, son una realidad, nos guste o no está sucediendo.
Un último detalle, para que lo pienses (o se lo preguntes): ¿No te extraña que el contrato que te han ofrecido a firmar, siendo de sólo cuatro páginas, tenga un anexo en hoja aparte que invalida el punto esencial de la cesión? ¿no sería más lógico incorporar ese anexo al contrato? Piensa un poco, no es difícil sospechar por qué es así.
En cualquier caso, si estás de acuerdo con ellos en todo, lo que tienes que hacer es firmar. Y además de lo que te corresponde, te llevarás también mi parte del canon de los CDs y de reprografía, y la de muchos otros que como yo, tenemos derecho a él, irrenunciable, VEGAP lo recauda pero no nos lo liquida porque no estamos "del todo" de acuerdo con el contrato. Cuando lo cobres, tómate una cerveza a mi salud, que esa la he pagado yo.

Salud,

Alvaro

Anónimo dijo...

Por si todo lo que decís fuera poco:
http://www.e-valencia.org/index.php?name=News&file=article&sid=11248

Anónimo dijo...

Siento mucho discrepar. Excepto el punto 2 y 7 todo lo demas no es cierto.
Ruego verifiqueis la variedad y los tipos de contrato que tiene vegap. Cómo distribuyen, es algo que esta en posible consultar. No entiendo por qué la gente habla sin saber y sin comprobar que lo que dicen tiene algo de realidad o simplemente es para crear mas confusión.
monte

Alvaro dijo...

Hola, Monte.
Tengo delante el contrato que usaba VEGAP en 2007, cuando fue escrita esta entrada. Precisamente lo pedí para eso. Y te puedo asegurar que todo lo que se afirma es cierto.
Que ahora –yo lo ignoro, pero es posible– VEGAP haya suavizado o ampliado sus modelos de contrato, significaría que textos como éste y otros más tenían mucho sentido, y que nos han hecho caso. Insisto, no lo sé.
Dices que excepto los puntos dos y siete los demás son inciertos.
Con respecto al 1, ya te he respondido en los párrafos anteriores.
En cuanto al 3, soy editor, y por lo menos en una editorial se hace (en la que yo trabajo). Pero son muchas más, no seas ingenuo. Aunque no lo digan públicamente, es un tema recurrente en los encuentros de editores. Y en ellos, la postura de VEGAP es clara: por los autores de VEGAP hay que pagar, por el resto no (o al menos, a ellos no).
el 4 y 5: con el contrato de 2007 era así. Si ha cambiado, me alegro de que yo tuviera razón entonces y de no tenerla ahora. Pero yo sigo en el mismo sitio, los que os movéis sois vosotros (VEGAP).
el 6: lo estoy sufriendo en mis carnes. Yo y decenas de miles de autores. Curiosamente, no es así en otras entidades de gestión como CEDRO, por ejemplo.
Resulta fácil acusar a los demás de "hablar de lo que no sabe" o "de no comprobar antes" y de "crear confusión", sin dar argumentos y desde el anonimato. Yo prefiero argumentar y dar la cara. Son maneras de hacer...

Álvaro Sobrino. Diseñador gráfico, periodista y editor.
Mantiene una columna en la revista VISUAL, con el nombre de Crónicas de Pseudonimma, donde recoge opiniones de otros y las suyas propias acerca de la actualidad del diseño español.