Este blog está discontinuado

Hola. Este blog ya no se actualiza. Pero me pareció bien que todo este material siguiera estando ahí. Por si alguna vez alguien quiere leerlo, y por contribuir a la basura informática.
Puedes ver y leer lo que hago y escribo ahora en instagram,
en facebook, en twitter...

22.1.07

Carta abierta a la Fundacion Arte y Derecho

(Esta carta se publica en el número 124 de la revista Visual, enero 2007)
____________________________

Estimados colegas:

He tenido conocimiento de la redacción y la difusión que estáis promoviendo del “Manifiesto de Santander”.
Me siento incómodo. El que yo no esté de acuerdo con la mayoría de vuestros planteamientos, no debería ser un problema, basta con que los respete. Trato de hacerlo. Pero tengo la sensación de que ese respeto no es recíproco. No alcanzo a entender ese plural genérico que utilizáis (los creadores visuales somos, los creadores visuales reclamamos, los creadores visuales necesitamos, los creadores visuales ofrecemos, los creadores visuales pedimos…), que me resulta ofensivo e injusto.
Es vuestra opinión, y la de quienes la suscriban. Nada más. Las opiniones y reivindicaciones que hacéis no podéis atribuírnoslas a todos los creadores visuales. Somos ya unos cuantos, y cada vez más, los creadores visuales y de los otros que estamos argumentando, debatiendo y defendiendo actitudes y propuestas alternativas no excluyentes a las premisas “oficialistas” respecto a la creación, a los derechos de autor y a sus devengos. Posiblemente no gozamos del mismo beneplácito ni beneficio que vosotros, no recibimos los apoyos institucionales que vosotros recibís, pero no somos peores.

Decís en vuestro manifiesto: “Los creadores visuales (…) consideramos inadmisibles las discriminaciones que contiene la actual Ley de Propiedad Intelectual”. Estoy de acuerdo. Las leyes de propiedad intelectual (no sólo la española) proponen muchas medidas para fomentar inadmisibles discriminaciones: la de quienes en función del trozo de mundo en el que les ha tocado nacer, sus recursos económicos, los gobiernos que en suerte les ha tocado sufrir, no tienen garantizado un acceso libre a la cultura. Eso también está en la Declaración de los Derechos Humanos. Aunque sospecho que no es a éstas discriminaciones a las que os referís en vuestro manifiesto.

Leo también en vuestro manifiesto: “El derecho de Autor forma parte del mosaico legal que hace posible el fortalecimiento de sociedades libres y abiertas”. Estoy seguro de que podríamos discutir mucho sobre el concepto de lo que son las sociedades libres y abiertas. En cualquier caso, es la defensa lícita del derecho de autor la que en demasiadas ocasiones se utiliza para promover unas sociedades con un planteamiento mercantilista y excluyente de la cultura, agrandando las diferencias entre unas pocas sociedades ricas y el resto, y dentro de una misma sociedad, entre ricos y pobres. No estamos de acuerdo con vuestro planteamiento algunos creadores, y no por ello dejamos de serlo.

“Sin el respeto al derecho de autor no puede haber cultura”. No puedo estar en desacuerdo mayor. No es ya sólo que la historia se empecina en demostrarnos una y otra vez que la ausencia de respeto a los derechos es casi siempre un acicate a la creación y a la cultura, que la creación es una herramienta para la defensa de los derechos y no al revés; me resulta sonrojante ver cómo en nombre de quienes nos dedicamos a la creación visual os permitís la arrogancia de condicionar la existencia de algo tan serio como la cultura a vuestras pequeñas e irrelevantes reivindicaciones. Por favor, dejadnos fuera de planteamientos como éstos, me siento avergonzado, me indigna y preocupa la imagen que estáis proyectando de un colectivo al que pertenezco; a decir verdad, es este punto el detonante que me ha llevado a escribir esta carta.

“Los creadores visuales nos vemos obligados a reclamar la atención de todas las fuerzas políticas, sobre la urgente necesidad de proteger y estimular a la creación artística española como un componente esencial de nuestra contribución a la generación de una nueva y competitiva identidad europea”. No acabo de entender a qué os referís con la generación de una nueva y competitiva identidad europea, pero me asusta. Frente a las propuestas y actitudes como las de Estados Unidos, que entienden su cultura y “lifestyle” como algo a imponer al resto del mundo, Europa está apostando por el respeto y la convivencia entre las culturas e identidades, con especial atención a las minorías culturales y a las identidades minoritarias. Que alguien mezcle términos como cultura y creación artística con una supuesta identidad europea competitiva nueva (¿competitiva con quién, sólo con la cultura e identidad americana o también con las culturas e identidades del tercer mundo?), produce desasosiego. Transmitir que somos los creadores quienes abogamos por ello, es, además de una falsedad, un enorme error estratégico.

“El Derecho de Autor comporta derechos de carácter moral y derechos de carácter económico. Los unos sin los otros son inviables”. Sospechaba que aquí era adonde queríais llegar. Cuando miles de creadores (una inmensa minoría, de momento) estamos trabajando para que los derechos de carácter moral y de carácter económico no estén vinculados, y que estos últimos queden definidos en cada caso según la voluntad del creador (ese es también un derecho), vosotros, atribuyéndoos la voz y representación de todos los creadores, afirmáis lo contrario. No es la creación lo que peligra, no es la cultura, ni tan sólo los derechos económicos que la creación genera, lo único que está en cuestión es vuestro modelo excluyente. Es eso lo que os preocupa, y por si hubiera dudas, lo dejáis claro y diáfano en el siguiente párrafo: “La gestión, divulgación, promoción y defensa del derecho de autor sólo es posible a través de la gestión colectiva de los propios autores”.

En cualquier caso, esto son sólo opiniones, como las vuestras. Aunque existe una diferencia: sólo pretendo defenderlas como lo que son: las mías, y las de quienes manifiesten estar de acuerdo con ellas. Y eso es lo que se esperaría de vosotros: que sigáis defendiendo vuestro modo de entender los derechos de autor sin menospreciar otros, sin actitudes excluyentes, sin arrogaros una representación que no tenéis, más allá de vuestros miembros y quienes suscriban vuestros manifiestos. Cuando esto suceda, recuperaré el respeto que os he tenido siempre desde la discrepancia.

Alvaro Sobrino
Editor y creador visual.

31 comentarios:

sie yin dijo...

Acertadísimo.

¿Huelo una $GA€ de pacotilla o son imaginaciones mías?

Anónimo dijo...

todo suena raro. En la web de esa fundacion puedes adherirte al manifiesto, pero no se sabe cuantos ni quienes se han adherido hasta ahora (¿para que sirve entonces?). Eso sí, te piden todos tus datos y añaden:
"El usuario que facilite sus datos personales consiente expresamente la incorporación de los mismos al citado fichero y su tratamiento por parte de la Fundación Arte y Derecho para la realización de las actividades que le son propias en el cumplimiento de los fines previstos en sus Estatutos. Consiente igualmente la cesión de los mismos a VEGAP para el cumplimiento de los fines que le son propios".
O sea, que al final para lo que les está sirviendo es para hacerse una base de datos y bombardear a los incautos. Y encima no solo para ellos, tambien para VEGAP, lo que sospecho que debe ser bastante ilegal.

Gor.k

Anónimo dijo...

Como dice Gor.k, no se sabe que nadie haya apoyado ese manifiesto. Yo en cambio sí quiero manifestar que suscribo entera tu carta.

De momento, ya les ganas: 1 - 0

MARIBEL P. ROSAL

pater_voster dijo...

esto se llamaba en la epoca del tio paco sindicato vertical i ahora se llama entidades de gestion. al final, todo se reduce al pensamiento unico. si eres creador visual, no necesitan preguntarte, piensas como ellos. yo propongo crear un exilio intelectual, donde pudieramos aparcar nuestros cerebros, a salvo de todos estos vigias de occidente de pacotilla...

Cr.Vs.

Joanpere X. dijo...

En los 70 había hippies, y ahora estais vosotros. Los artistas tenemos derecho a que quien disfrute de lo que hacemos, pague por ello. El problema es que sois tan malos que nadie paga por lo que hacéis. Si recibiérais por royaltys lo que Barceló o Antonio López, seguro que estaríais más calladitos.

oskitar dijo...

En los 70 también estábais vosotros, los mercaderes y aquí seguis pretendiendo vivir del cuento.
¿Donde hay que firmar?

Anónimo dijo...

Iros todos a trabajar al Carreful o al Mercadona... se vive mejor COJONES!

Anónimo dijo...

Me pierdo:

"Cuando miles de creadores (una inmensa minoría, de momento) estamos trabajando para que los derechos de carácter moral y de carácter económico no estén vinculados, y que estos últimos queden definidos en cada caso según la voluntad del creador (ese es también un derecho), vosotros, atribuyéndoos la voz y representación de todos los creadores, afirmáis lo contrario."

La voluntad del creador cuando se trata de un diseñador o ilustrador (que creo que es el contexto en el que se desarrolla la revista Visual) esta sometido de una manera lamentable a la omnipresente dictadura del mercado. Y ahora mismo es el mercado el que te oprime con condiciones contractuales tan inaceptables como es el que ni siquiera exista el contrato. Estoy hablando de contrataciones por parte de editoriales e instituciones, de las cuales soy víctima y beneficiario a partes iguales, pero con la constante sensación de tener que estar "con el culo en pompa" por miedo a no volver a repetir.
Si la revista Visual tratase de arte, de creación, de expresión personal o como quiera llamarse, no entendería la oposición frontal al citado manifiesto, ya que este texto habla de un oficio, y no de un arte. Pero tampoco puedo entender que en el contexto del diseño se cuestionen reivindicaciones tan legítimas como las expuestas.

"Cuando esto suceda, recuperaré el respeto que os he tenido siempre desde la discrepancia."

Es conocida entre tus lectores tu actitud grosera y cínica, la cual te proporciona abundantes seguidores y detractores.
Yo te sigo desde el respeto y el escepticismo por cosas como ésta.

Álvaro Sobrino dijo...

Dices: "Pero tampoco puedo entender que en el contexto del diseño se cuestionen reivindicaciones tan legítimas como las expuestas".
Creo que confundes las relaciones contractuales con tus clientes y los honorarios, con la propiedad intelectual y los derechos de autor (que en su parte económica, se derivan del uso y reproducción). Lo que deja bastante claro que este debate es necesario, tambien entre los diseñadores. Te agradezco el respeto, y hasta el escepticismo.

Anónimo dijo...

¿Una Fundación "privada" subvencionadísima que depende de la VEGAP y cuyos representantes públicos son todos reputadísmos artistas y creadores visuales?... Mire usté: el 99% de los creadores visuales intentamos sobrevivir de nuestro trabajo de manera honesta y sincera, en la mayoría de los casos trabajando para otros, quienes nos dictan sus criterios estéticos y hasta el color de sus cortinas. Esto se llama Mercado y, lo queramos o no, se rige por unas normas rigidísimas que perjudican siempre al pequeño en favor del grande. Los pequeños somos la inmensa mayoría, los grandes una minoría destacada que, tan solo, se sirven de su poder mediático para mantener sus privilegios y prevendas. Ocurre en todas las ramas profesionales e, incluso, las asociaciones, los sindicatos, los colegios... unicamente representan a sus "grandes" en detrimento de la mayoría silenciosa. ¿De verdad pensamos que estos colectivos de creadores van a defender los intereses de los colectivos a los que representan?... A ver si nos caemos ya del guindo, que todos sabemos que esto jamás va a ser así. No obstante, y dado que me siento incapaz de proponer una solución, seguiremos formando parte del problema.

Salu2

Alejandro Morcillo

yolanda dijo...

Al que dice "me pierdo":

Mira, cada vez que se hace una fotocopia de un libro, o se vende una impresora, el editor, el escritor, y hasta el traductor reciben su parte a través de CEDRO. Una parte va tambien a VEGAP, por si lo que se fotocopia son imagenes... ¿y no se está fotocopiando tambien el DISEÑO de ese libro, con su propiedad intelectual y su derecho de autor? pero ni unos ni otros contemplan que el que lo diseñó tenga derechos en ese reparto... así que me parece muy acertado cuestionar el sistema, y mucho mas desde el campo del diseño, al contrario de lo que tu propones.

Anónimo dijo...

Soy el que dice "Me pierdo":
Yolanda, yo no propongo nada. De hecho, lo que he querido decir es que no entiendo qué hay detrás de un texto tan demagógico como el de la Fundación Arte y Derecho. En ese sentido, la carta abierta de Álvaro Sobrino se refiere a conceptos tan genéricos expuestos en el texto de FAD que por evidentes parecen difíciles de encontrar oposición. No obstante, esta evidencia en el texto de la fundación es de un simplismo tan ramplón en la manera de ser expuestos que denota la falta de profundidad y compromiso en sus reivindicaciones. Por eso digo "me pierdo", porque unos con su hermetismo y otros con su beligerancia militante no nos permiten a los perjudicados entrar en la comprensión de las claves del problema.
El que parta de una crítica a la carta abierta de Sobrino es mi forma de entrar en un debate en el que no me decanto por ninguna de las posiciones pero que suele dar más juego que el afirmarse en la postura del titular de este blog, no por éste, sino porque no creo que aquí vaya a venir nadie de FAD a darnos su punto de vista.

Anónimo dijo...

(continuación)
Añado, Álvaro y Yolanda, que precisamente es a los derechos de autor a lo que me refiero. A mi no se me informa de la tirada que tienen los libros que realizo, ni los idiomas ni las zonas geográficas en que son distribuídos. Lo que hago es siempre una libración de bienes, y rara vez puedo hacer una cesión de derechos como ilustraciones. He llegado a perder dinero y clientes sólo por discutir qué es una ilustración y cómo está protegida por los derechos de autor. Éstos aspectos deberían de estar contemplados en las condiciones contractuales como derechos irrenunciables. Pero es que no hay contrato por en medio: si eres autónomo y pequeño, si eres un empleado externo contratado temporalmente para ilustrar un libro de texto, hacer unas cubiertas, ilustrar un artículo de una revista , etc., estás "con el culo en pompa".

gorriti dijo...

Me adhiero al señor Sobrino. Y por los comentarios de "Me pierdo" me parece a mi que este afan recoleccionista viene de la rama 'ilustrativa' de la creación visual.

Ese, el de la distinción entre el ilustrador y el diseñador gráfico, es otra discusión que igual merecia la pena tener.

Arkadie dijo...

amigo "culo en pompa"
todo lo que cuentas que os pasa a los ilustradores pasa en todas las profesiones. Pero sois los artistas los unicos que pretendeis que eso lo paguemos los demás con un canon a los cd o a las impresoras, o a las fotocopias.
Cambia de clientes, cambia de profesión, o dibuja tan bien como Mariscal, que no creo que trabaje sin contratos. Pretender que tu problema se solucione a base de penalizarme cuando compro un CD para grabar en él MI TRABAJO, MIS FOTOS, para que tu cobres lo que no eres capaz de vender en un mercado libre, me lleva a pensar que sois demasiados, o sois muy malos.
Nadie te obliga a ser ilustrador, en cambio a mi, que no me interesan nada tus ilustraciones (y si me interesan, ya pagaré por ellas) si que me obligan a pagar un canon por algo que no disfruto, para que os lo repartais.
De eso va el manifiesto y la carta de sobrino, el resto de problemas que planteas, son equiparables a los de los taxistas, los fontaneros o los auxiliares de enfermería. Con la dirferencia de que os creeis tan iluminados que mereceis mas que el resto de profesionales.

Anónimo dijo...

"No está de más recordar que la propiedad intelectual es un derecho de propiedad especial, tal y como lo recoge el artículo 428 del Código Civil, y que el derecho de propiedad es contemplado en nuestra constitución como un derecho fundamental, aun cuando venga en todo caso limitado por su función social (artículos 33.1 y 33.2 CE). Mientras que por su parte el derecho de acceso a la cultura que recoge el artículo 44 CE, no es un Derecho Fundamental, sino un principio rector de la política social y económica que la constitución exige a los poderes públicos."
Lo ha escrito J.G.V., director general de VEGAP, en la revista Artecontexto. Hay que leer entre líneas, si quitas la parafernalia lo que queda es EL DERECHO DE ACCESO A LA CULTURA NO ES UN DERECHO FUNDAMENTAL.

Se les ve el plumero. Sobrino, lo llevas crudo en esta cruzada, me temo. Mucho ánimo.

Anónimo dijo...

¿estos tios quienes son, los nietos de Walt Disney o que?

Anónimo dijo...

Una pregunta a Sobrino ¿paga la revista Visual que tu diriges a la VEGAP por las obras que reproduce?

Álvaro Sobrino dijo...

Aunque creo que se sale un poco del debate, no tengo inconveniente en contestar (lo hago encantado):

La revista Visual paga a VEGAP un importe fijo por número, que nos permite publicar cinco imágenes del repertorio de sus asociados. Solemos utilizarlo en breves y noticias de actualidad. En la práctica, esto se traduce en que no tenemos margen para entrevistar ni analizar el trabajo de los autores representados por VEGAP.

Además de que no podriamos económicamente, sería establecer una diferencia difícil de justificar con la inmensa mayoría de los diseñadores, ilustradores, etc. a quienes entrevistamos y dan a conocer su trabajo y no nos piden dinero por ello.

Puede interpretarse esto como una discriminación, pero no creo que pueda achacársenos a nosotros.


Un saludo

nos quedemos como estemos dijo...

Al ilustrador que se queja:
a ver si nos caemos del guindo: tu cliente puede pedirte una ilustracion, o coger una de VEGAP. Yo no se lo que tu cobras, pero para que compares: una ilustración a media pagina en blanco y negro para un libro, estos se la "venden" por 32.01 euros, tienes sus tarifas buscando en google. Y tu cliente puede elegir entre 50.000 autores que dicen representar en todo el mundo. Y son los mismos que dicen que sin ellos la creación desaparecería. Los que cobran por defender a los autores.
Que nos quedemos como estemos, querido.

nos quedemos como estemos dijo...

... y mientras tanto, invoca conmigo a los dioses para que esas tarifas que encima están aprobadas por el ministerio de cultura no caigan en manos de nuestros clientes...

Anónimo dijo...

Soy "culo en pompa, el ilustrador que se cayó del guindo":
Creo que no se me entiende o me explico muy mal:
Estoy más que de acuerdo con el texto de Sobrino. De lo que hablo es de que cuando yo hago, digamos, 25 ilustraciones para un libro y la editorial me dice que va a publicar 20000 copias del mismo, yo presupuesto (si me dejan) en consecuencia. Pero esta editorial puede editar otras 40000 copias, y otras 50000, etc., y yo no vuelvo a cobrar DE LA EDITORIAL. A mi que se fotocopien mis libros (si se hace) me da mucho gusto, y no pido nada a cambio. Ahora: que no pille nadie más (y no voy a decir que si pilla uno, pillamos todos: prefiero que no pille nadie).
Por otra parte, parece que tratéis el tema de la ilustración como un pasatiempo, como una tontuna que ya se nos pasará y empezaremos a trabajar en algo serio... corregidme si me equivoco.

Álvaro Sobrino dijo...

Como he puesto en el encabezamiento del blog,
durante la tarde de ayer 10 de enero (gracias por avisarme, A.L.) en varias entradas del blog aparecieron comentarios de alguien que usurpaba los nicks de otros participantes, el mío también. Durante unas horas se mantuvo desactivada la posibilidad de ver y añadir comentarios, mientras revisaba y eliminaba esos posts y algunas respuestas que provocaron. He vuelto a activar la opción de comentarios, espero que no vaya a más, sería una lástima tener que moderar los mensajes. Perdón por las molestias.

arkadie dijo...

"En cualquier caso, esto son sólo opiniones, como las vuestras. Aunque existe una diferencia: sólo pretendo defenderlas como lo que son: las mías, y las de quienes manifiesten estar de acuerdo con ellas".
Pues eso, que yo manifiesto estar de acuerdo.

carlosues dijo...

Lo que hay que tener son las ideas claras, como dice alguno más arriba, las tarigas de VEGAP se encuentran en la red y son de miedo, ni siquiera discriminan entre comercial o no comercial.
No se puede criminalizar a alguien por coger una imagen y ponerla en su blog o web sin ánimo de lucro, pero hacerlo con ánimo de lucro se ha de considerar apropiación indebida y juzgarlo como tal y con elo me refiero a la Propiedad Intelectual en todos sus aspectos, que el Acceso a la Cultura, por mucho que diga el de Vegap, no viene en el Código Penal, viene en la Constitución que tiene rango superior...

Enrique Mateu dijo...

Álvaro, solo unas líneas para felicitarte por tu carta abierta que considero muy acertada.

También estoy de acuerdo contigo en que uno de los principales problemas es que las sociedades de gestión, obligando a la gestión colectiva y erigiéndose en representantes de todos, prohiben al resto de creadores el autogestionarse como consideren mejor para sus carreras.

Veo también que en vuestro arte hay gente que sigue pensando que la autogestión, el copyleft o los nuevos modelos de negocio significan que no se nos pague por nuestra obra. Entiendo que es difícil entender que quienes lo hacemos no solo ayudamos al libre acceso a al cultura sino que además nos compensa economicamente.

Me tomo la libertad de escribir un post sobre tu artículo en mi blog y enlazarte.

Ge Loquero dijo...

Hola Álvaro.
A mi todo esto me parece que es la mejor manera de acabar con el oficio de diseñador (gráfico, industrial, ilustrador, etc.). ¿Desde cuando somos artista visuales? Alguiel me lo explica.
Está claro que lo único que pretenden es sacar tajada como lo hacen los del sgae, vegap, etc.
Esto es una cuestión filosófica. En el mundo que nos toca vivir, en todas las máquinas se puede copiar y pegar. Hacemos grabadores de DVD, de CDs, de todo. Tenemos máquinas que reproducen lo que sea desde donde sea y por si fuera poco: El GRAN ESPACIO DE INTERNET.
Está bien defender la idea de la propiedad intelectual, pero ¿qué significa la propiedad intelectual? Todos los humanos tenemos de eso ¿no?
Debería de repartirse todo el pastel entre todos. El fontanero, a pesar de que hace un trabajo manual, tambien piensa, entonces debería cobrar un plus por la propiedad intelectual. Pero de quién aprendío?
¿De quiénes hemos aprendido los que nos creemos creadores visuales? ¿Lo llevamos dentro desde que nacemos y los soltamos cuando nos lo piden? seamos un poco más sencillos, cada uno tiene unas capacidades, vamos aprendiendo y nos empapamos de todo lo que tenemos alrededor. Imitamos, plagiamos, copiamos, reproducimos aquello que conocemos...
Yo soy diseñador gráfico, trabajo en una agencia de publicidad y jamás los trabajos que he desarrollado han tenido derechos ni propiedades intelectuales. Creo que cada día que pasa una multinacional, una ley, un impuesto, un canon..., se nos cuela por cada poro de nuestra piel obligándonos a consumir y estar cada día más pillados.
Intento llegar a la conclusión: Cada uno de nosotros trabajamos para vivir, cada uno hace aquello que sabe hacer y cobra un dinero por ello. Pero no me parece normal que eso se multiplique por el número de veces que se pueda copiar y reproducir. Me parece una locura. Muchisimos productos de consumo tienen patentes, derechos, etc. Todo ello incrementa el precio de los productos una barbaridad. Qué pasa con la gente que no tiene recursos? ¿Qué pasa con los estados que no tiene patentes? En fin me parece una locura. Por lo que concluyo: Bueno me parece que esta gente tienen un morro que se lo pisan. NO A LOS CANON, PATENTES, DERCHOS, PROPIEDADES INTELECTUALES. ETC. LA CULTURA Y LAS IDEAS LIBRES.

Gelo

Álvaro Sobrino dijo...

Hola, Gelo. Me alegra leerte por aqui.
Veo que representas el color más radical en el espectro de las opiniones. No esperaba menos, y respeto mucho tu opinión (no me pareces más radical que quienes defienden los derechos setenta años despues de morir el autor), aunque creo que hay lugar para todos los grises entre el blanco y el negro.
Bienvenido al debate.

Ge Loquero dijo...

Está claro que entre el blanco y el negro hay muchos matices.
En lo que estoy totalmente en contra en esa denominación de creador visual. No ni hablar. Habria que defender primero el oficio: DISEÑADOR, luego el producto que hace el diseñador, y en tercer lugar, el valor de ese producto. Me da la sensación que en este carro se quieren montar todo el mundo. Artistas de todo tipo, fotógrafos, videoartistas, graffiteros... y todo aquel que hace pinitos con el potochof.
A esta Fundación lo primero que les pediría es que defendiesen la profesión. Que la valorasen.

sobri dijo...

Todo es más sencillo:
Si eres autónomo... Que paguen teniendo en cuenta la tirada y el trabajo.
Si trabajas para una empresa: seas diseñador, ilustrador, fotógrafo... Ellos venden tu trabajo y tu a final de mes cobras lo mismo.
Es tan sencillo como yo quiero tanto beneficio por tu beneficio.

También es interesante conocer que hay una empresa dedicada a ir a fotocopiar libros en compañía de un notario para que de fe. Estos entran en una fotocopiadora, fotocopian un libro o unas páginas, y si el de la fotocopiadora lo hace multa de hasta 3.000 euros. De los que ni escritor, ilustrador, diseñador o fotógrafo se lleva nada. En fin.

Habrá que hacer un Colegio de Diseñadores, otro de ilustradores y otro de Fotógrafos.

Anónimo dijo...

Según tengo entendido, no se puede procesar a alguien a quién se ha incitado a cometer un delito. Pero hecha la ley, hecha la trampa. Por otra parte, no estoy muy seguro de que la inversión y los riesgos que asume un empleado sean los mismos que los de la empresa. De todas formas, se puede ir casi todas a tomar viento por sus miserables políticas de contratación.

Álvaro Sobrino. Diseñador gráfico, periodista y editor.
Mantiene una columna en la revista VISUAL, con el nombre de Crónicas de Pseudonimma, donde recoge opiniones de otros y las suyas propias acerca de la actualidad del diseño español.