Este blog está discontinuado

Hola. Este blog ya no se actualiza. Pero me pareció bien que todo este material siguiera estando ahí. Por si alguna vez alguien quiere leerlo, y por contribuir a la basura informática.
Puedes ver y leer lo que hago y escribo ahora en instagram,
en facebook, en twitter...

10.5.08



Anuncio con moralina, no gracias

[publicado originariamente en soitu.es, el 9 de mayo]. Hay anuncios que dan mal rollo. Sin que sepamos muy bien por qué, en el primer segundo notamos una irresistible animadversión que nos lleva a buscar frenéticamente el mando para cambiar de canal. En ocasiones, no seríamos capaces de encontrarle un motivo racional.

A mí me sucede, por ejemplo, con el cansino Tidós de Telefónica. Es un estúpido mal remedo de Buzz Lightyear, y no le soporto. Supongo que cada uno tendrá los suyos, una pequeña encuesta doméstica me lleva a conocer que en casa les sucede con el del orgasmo de Media Markt , y con el erizo de los seguros.

Hay otros anuncios, en cambio, que producen una idéntica reacción, pero perfectamente fundamentada. El caso más claro estos días es el de prevención del alcoholismo en los jóvenes, del Ayuntamiento de Madrid.

No alcanzo a entender qué proceso razonado puede haber llevado a los responsables (seguir leyendo).
Álvaro Sobrino. Diseñador gráfico, periodista y editor.
Mantiene una columna en la revista VISUAL, con el nombre de Crónicas de Pseudonimma, donde recoge opiniones de otros y las suyas propias acerca de la actualidad del diseño español.