Este blog está discontinuado

Hola. Este blog ya no se actualiza. Pero me pareció bien que todo este material siguiera estando ahí. Por si alguna vez alguien quiere leerlo, y por contribuir a la basura informática.
Puedes ver y leer lo que hago y escribo ahora en instagram,
en facebook, en twitter...

28.11.08

La memoria visual de todos

Hace unos días contaba que había subido a Flickr las cubiertas que tengo de los libros que diseñaba Daniel Gil.
He consultado a algún amiguete picapleitos acerca de si esto es legal, y quien podría oponerse.
Por un lado me cuentan que siendo realizadas estas portadas estando Daniel ligado laboralmente a Alianza, son éstos quienes detentarían los derechos económicos. Al tratarse de objetos seriados y que de cada uno se pusieron miles de ellos a la venta, es difícil alegar que se perjudica la explotación.
Otra cosa es que se vulneraran los derechos morales del autor, aunque no parece, no hay deseo de denostar y la recopilación es respetuosa.
Llegados aquí, y a sabiendas de que en cualquier momento puedo ser requerido a retirarlas porque poseer los libros no me da derecho a mostrarlos… ¿a quién beneficiaría su retirada? ¿alguien está viendo perjudicado algún interés por el hecho de que ahí estén para su estudio y su disfrute?. Aunque sin reflejo en las leyes, es difícil discutir que no exista una memoria visual colectiva que, en su conjunto pertenece a todos, aunque sea un intangible. Esas cubiertas serían una parte de esa memoria, que al no tener carácter jurídico no puede ser defendida, pero sí atacada. Me refiero a que la sociedad tiene la obligación de preservar el patrimonio cultural común, y está claro cuando se trata de edificios, esculturas o pinturas. Mucho menos en el caso de la literatura, la inmensa mayoría –se habla del 80 por ciento– de los textos de los autores de los últimos cien años no son accesibles pues sus ediciones han sido agotadas. Son las obras huérfanas y descatalogadas. Algunas leyes empiezan a ser modificadas para reparar este enorme error, y cuando se trata de autores clásicos que ya han pasado al dominio público esto está siendo subsanado mediante importantes esfuerzos de digitalización por parte de bibliotecas y organismos públicos. ¿Y qué sucede con el diseño? ¿No merece también esfuerzos de preservación y promoción?. Hay iniciativas pero con escasos recursos: el entusiasta museo virtual de Albert Isern, la FCG/Fundación para la Comunicación Gráfica, la Fundación Signes y su programa “¡al rescate!”, etc. Algunos museos de Artes Decorativas comienzan a detraer una mínima parte de su presupuestos, más dedicados a la artesanía en el sentido más rancio, para empezar a prestarle algo de atención, de momento testimonial, al diseño. Las idas y venidas del proyecto (o proyectos) del Museo del Diseño han sido frustrantes, en la medida que los avances, o habría que decir, las promesas y expectativas de avances, han resultado ser mucho más bombas de humo encaminadas a desactivar o retrasar otros proyectos alternativos que realidades en el tiempo, con el correspondiente presupuesto detrás.
Y mientras tanto, superados por los acontecimientos, asistimos a un nuevo museo enorme e imparable, la red, donde frikis, coleccionistas, amantes del diseño, estudiosos y estudiantes, cumplen con esa función de documentación, preservación y catalogación de un modo desordenado, caótico y no siempre riguroso. Y lo hacen desinteresadamente. No tardaremos en darnos cuenta de la importancia de esa labor. No precisan de ayudas y subvenciones, basta con que se les deje trabajar. Ojalá así lo entiendan los responsables políticos, el Ministerio de Cultura, y algún día también las entidades de gestión, que hoy son sus depredadores por naturaleza.

2 comentarios:

Ignacio dijo...

Yo a bajar todas las imagenes, y si te llega un día el requerimiento pues será cuestión de subirlas en otro sitio y luego en otro.

No es posible que ese tesoro no sea accesible para todo el mundo.

Por cierto, muchas gracias por haber tenido la iniciativa

WORKROOMFILMS dijo...

Mil gracias por este escaneo masivo.
Y si te quieren enchironar por divulgar arte te acompaño a los juzgados.
Es una obra genial. Muchos libros de Alianza Editorial los he comprado por los ojos.

Álvaro Sobrino. Diseñador gráfico, periodista y editor.
Mantiene una columna en la revista VISUAL, con el nombre de Crónicas de Pseudonimma, donde recoge opiniones de otros y las suyas propias acerca de la actualidad del diseño español.