Este blog está discontinuado

Hola. Este blog ya no se actualiza. Pero me pareció bien que todo este material siguiera estando ahí. Por si alguna vez alguien quiere leerlo, y por contribuir a la basura informática.
Puedes ver y leer lo que hago y escribo ahora en instagram,
en facebook, en twitter...

22.12.08

La lotería puede tocar

Los profesores de matemáticas dicen que no hay que jugar a los juegos de azar, que la matemática está en tu contra. A lo que los de letras contestamos que siempre le toca a alguien, y que las posibilidades, por pequeñas que sean, son las mismas para todos.
Yo no soy de lotería, por lo tanto, mis posibilidades son menos que nada.
Hoy era el sorteo. No me ha tocado nada, porque no jugaba más que el décimo de donde curro, por aquello de que si toca y eres el único que no juega... (o sea, que en el fondo, algo hay...)
Como casi cada día, por un morbo extraño que no entenderás si no practicas snowboard, a media mañana entro a ver como está la nieve en "mi" estación, que es Valdezcaray. En la radio sigue sonando la cantinela de los números y los euros. Esta es la imagen:

¿Cuántas veces al año se posa una mosca en el objetivo de una cámara fija? ¿Cuántas moscas hay en una estación de esquí?. Llevo años yendo y nunca había visto una mosca, yo creo que cuando nieva no hay moscas...
La imagen de la webcam se refresca cada minuto. O sea, 1440 fotos al día, y yo sólo veo una. Si cruzo las posibilidades de que la mosca se pose en la cámara, y que coincida con la única vez al día que yo entro a ver qué tal día hace y cuanta nieve hay... era mucho más fácil que me hubiera tocado el gordo de la lotería. Pero a mí, como soy gilipollas, me ha tocado la mosca.

1 comentario:

athomo dijo...

Jajaja, tiene que ser una putada pero de la manera que lo has contado me ha entrado una risa que aún sigo riendo jajajaja.

Y no, no eres gilipollas, me encanta leerte tanto en el blog como en Visual. Siempre dando con el dardo.

Enhorabuena :P

Álvaro Sobrino. Diseñador gráfico, periodista y editor.
Mantiene una columna en la revista VISUAL, con el nombre de Crónicas de Pseudonimma, donde recoge opiniones de otros y las suyas propias acerca de la actualidad del diseño español.