6.3.09

Haciendo amigos...

Recibo de el Ddi este email…

"Diseño para competir:
El diseño industrial
como factor estratégico
y diferenciador en la empresa"

La Cámara de Comercio de Madrid pospone la celebración
de esta jornada, prevista para el 5 de marzo, a finales del
mes de abril. Seguiremos informando.

…les he contestado esto…

"Diseño para disfrutar:
El diseño industrial y gráfico
como factor de bienestar
y para la felicidad de la persona"

El Sobrino también de Madrid propone la celebración
de esta jornada, sin que sea previsible que se celebre el
5 de marzo ni ningún otro día, ni siquiera a finales del mes de abril.
Seguiremos esperando.

9 comentarios:

ignacio dijo...

y exactamente que quieres decirles con la contestación ???

Alvaro dijo...

que el discurso "oficial" de la promoción del diseño sólo como herramienta para competir no vale. Sería como que el ministerio de cultura promocionara la literatura y la lectura sólo para que los editores ganen dinero. Esa es la consecuencia, no el objetivo. Como un escritor, o un médico, aunque el diseñador cobre de empresas, trabaja para usuarios, o así debería ser. Ellos, el Ddi, no quiere ni oir hablar de esto...

Alvaro dijo...

Es más, eso es lo que diferencia a los que trabajamos en diseño de los que trabajan en publicidad.

juanico dijo...

Grande Álvaro.

Na8 dijo...

Muy bueno!!! :-)

Na8

ignacio dijo...

Hombre para un mundo ideal tu planteamiento es guay, pero en este mundo que lo hagas, es mirar a camara.
Lo primero es que una convocatoría de la camara de comercio con el DDI, es decir dirigido a empresarios.
Simplemente es la promoción que se tiene que hacer, por mucho que nos fastidie nos somos artistas ( los escritores si), ni medicos (no nos dedicamos a salvar vidas) nos dedicamos a resolver problemas, que nos plantean los usuarios, pero que resolvemos para los empresarios.
Por lo tanto todo lo que sea hacer entender al empresario que el diseño es importante y crucial creo que son iniciativas a aplaudir. Y creo que esas iniciativas van más de la mano de la competencia que de la felicidad.

Su sabado noche en plantuflas, gracias (vamos que me perdones el rollo :)

Alvaro dijo...

son dos discursos que no son incompatibles, pero si eliminas uno como ellos hacen, todo se viene abajo. Porque en el fondo el argumento en bruto que manejan desde Industria es: los productos de otros países son más baratos, y como ahí no podemos competir, hagamos productos por los que las personas estén dispuestos a pagar más: "el diseño como valor añadido", que tanto les pone. Y no es cierto. El diseño es esencial, no añadido. En un bangandolufsen o en una pinza de la ropa.
Al final, las cosas son como son. Y ese planteamiento hace que el buen diseño signifique al usuario pagar más, un diseño de élite, diseño para el privilegio. Y a mi no me gusta.
En Holanda o Inglaterra, incluso en Catalunya, lo han entendido, quizá porque han superado la post-revolución industrial, y nosotros aun no.
No somos artistas, pero contribuimos a la cultura de las personas, como ellos; no somos médicos, pero contribuimos al bienestar, como ellos; nos dedicamos a resolver problemas para los usuarios, aunque nos los planteen los empresarios.

Ignacio dijo...

Estoy deacuerdo que el diseño no es una opción, que es esencial y no añadido, pero eso lo sé porque trabajo del lado del diseño. Dale razones al empresario para que se interese por el diseño(ROI, innovación, diferenciacion, etc) y luego hazle un adepto.

Por otro lado tu haces la linea directa entre incluir diseño y cobrar más, pero no creo ni de lejos que sea así. Puede servir para fidelizar a tu cliente, ahorrar costes o simplemente para hacer marca y ninguna de esas cosas se tienen que reflejarse en el precio.

Resumiendo, que creo profundamente en lo que dices, pero me parece que pasarnos de snobs no sé si es la posición para fomentar la inclusión del diseño de forma más amplia en la economía.

Alvaro dijo...

En el fondo, estamos de acuerdo. Hay dos discursos y ellos, con toda su artillería, sólo defienden uno. Que desde la trinchera algunos defendamos el otro, aunque sea con tirachinas, a mi no me parece mal. Si se interpreta como snobismo o mirar a cámara... pues me aguanto ;-)

Álvaro Sobrino. Diseñador gráfico, periodista y editor.
Mantiene una columna en la revista VISUAL, con el nombre de Crónicas de Pseudonimma, donde recoge opiniones de otros y las suyas propias acerca de la actualidad del diseño español.