Este blog está discontinuado

Hola. Este blog ya no se actualiza. Pero me pareció bien que todo este material siguiera estando ahí. Por si alguna vez alguien quiere leerlo, y por contribuir a la basura informática.
Puedes ver y leer lo que hago y escribo ahora en instagram,
en facebook, en twitter...

4.12.09

Garmendia, la que compra el diseño al peso

¿Os acordáis del concurso que la Fundación del Ministerio de Ciencia e Innovación hizo para encontrar un identificativo para el concepto de innovación? Pues ahí están los 846 trabajos, para que la gente vote. El que gane –en la votación del jurado, no en la popular…– se llevará 6.000 euros. Como la Fundación convocante que preside la ministra Garmendia se queda, según las bases, con los derechos de reproducción de todo lo presentado, cada pieza le habrá costado... siete euros. Sí, es la misma ministra y el mismo ministerio de los que depende la promoción del diseño. Eso es lo que nos valoran, a siete euros el logo.
Ya sé, siempre saldrá uno que dirá que no era obligatorio presentarse. Tampoco es obligatorio ir a recoger el clavel al Maresme, o la fresa a Lepe, a 10 euros la jornada. Y no por eso hay que pensar que sea moralmente aceptable.
De entre las propuestas que he visto, me quedo con la que he usado para ilustrar este post: sí señor, la innovación representada por un truño. De diseño, eso sí.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Más les valdría convocar un concurso a tres o cuatro estudios profesionales, darles mil eurillos para cubrir gastos (o al menos para no perder mucho dinero), y el ganador se lleva los 3000 que quedan. Así no trabajan 300 o 400 personas gratis y la Fundación se garantiza unas propuestas más correctas entre las que elegir, porque de las que he visto (no las he visto todas, que conste) se salvan muy pocas, por no decir ninguna.
En fin, es bastante triste y lo peor es que siempre es lo mismo. Suerte que hay gente como tú, Álvaro, que sigue con ganas de exponerlo y de quejarse.

María

Anónimo dijo...

Antes de terminar de leer tus comentarios vi ese "símbolo" y lo primero que me vino a la cabeza fue un zurullo o peazo mierda... jajajaja

Totalmente de acuerdo con tus comentarios, barato, chapucero, inmoral y "pirateo" de las propiedad intelectual (aunque de esto último, poco..). Luego andan metiendo en el talego a pobres "manteros"

¿No podemos, todas la asociaciones y los que van por libre, hacer un recopilación de firmas? "No al trabajo sin remunerar" Mandársela y por supuesto todos los medios de comunicación, ¿o en el fondo no nos mojamos no vaya a ser que nos cojan manía?

Saludos

Anónimo dijo...

Se me olvidaba, ese zurullo está hecho por alguien que se dedica a este negocio. Se ve a la legua (malo pero se ve).
Por eso tenemos al lobo dentro del rebaño y así nos va: tonto el último. Cuando en realidad es tonto el primero ya que esas actitudes son las que nos han llevado a esta situación. Era una profesión atractiva, que se pagaba bien (o lo justo), etc... y que las escuelas nos inundan con mas titulados todos los años, cuando el mercado no los puede absorber y eso no es moral, sacar parados a la calle... ¿Porque no se limita el nº de alumnos como en otras centros de enseñanza?, en función de la necesidad del "mercado"

Saludos de nuevo

Anónimo dijo...

y a las pruebas me remito:
http://www.iconografia.innovacion2009.es/publico/colaboradores.aspx

pakendo dijo...

Yo lo que me pregunto es quien coño eres tú para decir quien puede o no puede acceder a los estudios de diseño gráfico y quien puede o no hacer lo que le gusta en la vida si lo que le gusta es el diseño gráfico.
Además, el número de vacantes por curso en las escuelas es limitado ya de por si, y por eso siempre se realiza una prueba de acceso, parece ser que no tienes mucha idea de como funcionan las escuelas. Quizás en vez de preocuparte por quien entra o deja de entrar, deberías preocuparte si tú diseño es atractivo y de calidad o no lo es, porque quizás el problema sea ese.

Saludos.

Raquel dijo...

y... a todo esto... cual te parece el mejor? a tu parecer, claro...

anda, venga, mojate...

Alvaro dijo...

Raquel, nadie en su sano juicio se vería más de 800 logos malos sin que le paguen por ello. Y a mí no me van a llamar para estar en el jurado, puedes estar segura, jajaja!

Raquel dijo...

jajajaja... tienes razon, yo tampoco los he mirado todos... pero algunos (pocos) no estan tan mal... por eso te preguntaba...

y de los que has visto? alguno te parecio "mejor que la media"?

que esta vez no te escapas, pillin... jajaja

Anónimo dijo...

Pakendo, yo solo doy mi opinión, que para eso está este espacio. De hecho no digo quien o no puede entrar, cada uno es libre de escoger su camino. Y supongo que no conocerás el funcionamiento de todas las escuelas, ni yo. Por otra parte, la limitación las pruebas de acceso se realiza en función del espacio, del material y el profesorado pero no en función de las necesidades del mercado. Todo eso y el aspecto atractivo de la profesión hace que muchas personas caigan en la "trampa" de un desembolso, tiempo (años*), expectativas e ilusiones perdidas, que no se corresponden con la realidad del mercado y que, a una gran mayoría, les lleva a trabajar de "becarios" en agencias, en imprentas, fotomecánicas..., o el paro. Muy pocos, los que especialmente destacan, dotados de una inteligencia espe(a)cial y después de muchos tumbos empiezan a ver sus sueños despegar.
( *edades en las que es importante un desarrollo eficaz ).
Este concurso, que es al final de lo que se está hablando, es un reflejo de lo antes explicado. Una avalancha de propuestas de variada calidad, que hace que Raquel le tire de la lengua a Álvaro. Y lo peor, que una administración pública, una FUNDA ACCIÓN del Ministerio de Ciencia e ¿Innovación? llegue a promover semejante aberración, que menoscaba la dignidad de una profesión y que plantea trabajos gratis, o euro la MARCA..., es de terrateniente en su "ranchito"
Y, repito, solo doy una opinión que puede no ser del todo objetiva, por esa razón estoy abierto y me interesan otras. Pero no voy a entrar en menospreciar ni la opinión, ni el trabajo, ni medírmela, ni mentar el "coño de la Bernarda", que la mujeres no tiene culpa de tu enfado. Te sugiero "pollas" por que te supongo del otro sexo.
Sin mas y esperando que se lo tomen con humor, que de otra manera no es positiva, buen día.

El Llanero Solitario

pakendo dijo...

Hombre hasta ahora sigo siendo hombre y tampoco necesito usar "pollas". Yo también estoy de acuerdo de que se critiquen acciones así como las convocadas en este concurso, ya que pienso que es en parte humillante que dediques tu tiempo por unos 7 euros como antes se ha mencionado.
No se trata de menospreciar una opinión, ni de ver quien es más guay ni nada parecido, a ti te puede parecer un churro el logotipo por supuesto. Yo mismo me he reído viendo otros logotipos y me he preguntado cómo hay gente que tiene "huevos" para presentar según que cosas.
Lo que no me parece correcto son las formas de mofarse del trabajo de algunas personas y la forma de generalizar que todo lo que se presenta es una mierda a priori sin si siquiera haberse molestado a contrastar sus primeras impresiones por ver la primera página de la galería. De ahí el hecho de que yo haya contestado de esa forma.
Sigo sin comprender tu postura acerca del tema de las escuelas. Yo entiendo que ahora mismo hay una saturación en el mundo del diseño, hay gente que hace diseño de calidad y hay otra que no, pero de ahí a tener que controlar el acceso de los alumnos en base a las necesidades del mercado, pues me parece una decisión que no le corresponde a nadie. No conozco ninguna carrera, universitaria o no, donde se le impida o se regularice su acceso por una cuestión de mercado, creo que eso es claramente una cohibición de la libertad de cada uno. Otra cosa es que en las mismas escuelas se alerte de que esta profesión es una profesión muy competitiva donde gana el que más se deje la piel, que es algo muy distinto.

Saludos

Anónimo dijo...

Pues es lo que hay! aquí hasta el más tonto hace pucheros, que diría mi madre. En mi opinión esto es lo que toca tras muchos años de ausencia de enseñanzas regladas, de nula consideración que tiene la profesión, de lo que se valora nuestro trabajo,... Todo esto es consecuencia de políticas y estrategias comerciales que piensan que para qué se van a gastar el dinero en contratar un diseñador profesional si se lo puede hacer el primo, amigo, pariente que sabe mucho de ordenadores. Este sistema es fenómeno... ¡Ale! quien tenga un ordenador y el "güindous pictur" o el "pogüer poin" que diseñe.

Y lo más grave, es que esto de los concursos se lo han aprendido los políticos y mola mucho, porque son muy populistas y tiene repercusión en los medios, el logo de las olimpiadas, el de la presidencia de gobierno... Lo que no entiendo es que tipo de profesional se mete de jurado en estos saraos.

gelo

Anónimo dijo...

Un concurso de dossieres en el país del virtuosismo en la elección a dedo será, sin duda, la solución perfecta.
Tendrá la ventaja añadida de que frustrará a quienes estén empezando, reconduciendo licenciados hacia otras actividades laborales. Medida que, junto con la restricción en el acceso a las carreras de diseño, 'limpiará' (el eufemismo de los tiranos) de competencia el sector.
... Y todos seremos más felices disfrundo de iconos y carteles, de fondos y formas, jamás soñados hasta la fecha.


Decir que un diseño es «un truño» lo puede hacer cualquiera. No hace falta ser ni diseñador, ni periodista.
Será que no soy profesional y no tengo tanta mierda en el 'top of mind', pero yo había visto una torre de Babel. Qué ingenuo, ¿verdad?

El diseño es de la gente y para la gente. Disfrutamos intentándolo, somos conscientes de nuestras limitaciones, y admiramos a quienes lo sabéis hacer bien.

Y los concursos son los concursos, como el foolball es foolball y un toro es un toro.
Ni participantes o jueces profesionales garantizarán nunca la calidad del fallo; ni evitarán suspicacias, chistes, o acusaciones.
Y, tal y como son, (con independencia de lo que animan los foros y páginas de opinión) tienen una capacidad terapéutica impagable: Son el saco de arena contra el que desahogar todos los traumas. La excusa de esconder el miedo a apostar por una imagen sin saber quién puede estar detrás. De pasear la mezquindad cuando hay dinero de por medio. De colocarnos del lado de los críticos por el hecho de criticar. De poner a los diseñadores a la altura de los cirujanos cardiovasculares y los pilotos de avión... Un chollo, vaya.


Ahora, el que ha ganado, 'no me gusta'.

Álvaro Sobrino. Diseñador gráfico, periodista y editor.
Mantiene una columna en la revista VISUAL, con el nombre de Crónicas de Pseudonimma, donde recoge opiniones de otros y las suyas propias acerca de la actualidad del diseño español.