Este blog está discontinuado

Hola. Este blog ya no se actualiza. Pero me pareció bien que todo este material siguiera estando ahí. Por si alguna vez alguien quiere leerlo, y por contribuir a la basura informática.
Puedes ver y leer lo que hago y escribo ahora en instagram,
en facebook, en twitter...

5.6.11

La bolsa de la feria del libro



La bolsa de la Feria del Libro de Madrid tiene anverso y reverso, o cubierta y contracubierta. Por delante el cartel de la feria. Que se lo encargaron a Alberto Corazón. Muchas veces lamentamos los diseñadores esa querencia a encargarle carteles culturales a los artistas, porque suelen anunciarse a sí mismos, que para eso lo son.
Los carteles de los artistas no funcionan casi nunca, porque se agarran a la propuesta formal y ningunean el concepto. Así, deberíamos felicitar la decisión de encargárselo esta vez a un diseñador, al diseñador. Lo malo es que ha hecho un cartel de artista, y eso nos deja un poco con el culo al aire. Lo de la escalera y las explicaciones que Corazón da nos lleva al punto uno de la introducción del manual de diseño para principiantes: si necesita explicarse, no funciona.
Y más molesto es el envés, espacio reservado para la publicidad. Cierto es que la cultura anda cada día más tocada por extraños cuando no incómodos compañeros de viaje. Y un banco siempre lo es. El copy es inquietante. "Había un banco"... ¿ya no lo hay? "le gustaría regalarte todos los libros..." como si no nos dejaramos regalar libros. El problema es que los bancos lejos de regalar nada nos machacan a comisiones y gastos de gestión. Ese "le gustaría" me sonó a "es una pena que seamos la banca, pero no podemos evitarlo. Recuerda el próximo recibo de la hipoteca que vence la semana que viene".
Álvaro Sobrino. Diseñador gráfico, periodista y editor.
Mantiene una columna en la revista VISUAL, con el nombre de Crónicas de Pseudonimma, donde recoge opiniones de otros y las suyas propias acerca de la actualidad del diseño español.