Este blog está discontinuado

Hola. Este blog ya no se actualiza. Pero me pareció bien que todo este material siguiera estando ahí. Por si alguna vez alguien quiere leerlo, y por contribuir a la basura informática.
Puedes ver y leer lo que hago y escribo ahora en instagram,
en facebook, en twitter...

2.7.13

El concurso de ManOne. De los visionarios y las palabras

Algunas veces he escrito sobre ese lenguaje del neomárketing, que maneja el eufemismo, la terminología, los anglicismos y el retruécano entusiasmante para esconder miserias y hacerlas pasar por oportunidades... otras muchas veces he escrito –hasta la saciedad– sobre la perversión de los concursos. De los concursos en realidad, procuro ya solo escribir cuando algo tienen de novedoso, porque de lo contrario no haría otra cosa.
Me ha llamado la atención este, porque aúna ambas cosas. Lo convoca ManOne, que no tengo claro si es un blog, una empresa de servicios, o una empresa de servicios disfrazada de blog. Se trata, al final de un concursete con 300€ de premio, para diseñar una cabecera de twitter y una de facebook.
No busquen ni en el blog ni en las bases (no, bases no, "brief") la palabra concurso. Hagamos una traducción simultánea...

"Una oportunidad para empezar. Sí, has leído bien, esta es tu oportunidad..."

Ellos saben lo que van a obtener, tú no, pero esto no es un concurso es "tu" oportunidad.

 "Si eres estudiante o buscas trabajo en el mundo del diseño y tienes entre 18 y 30 años, descarga este Brief, léelo y si te apetece aprovechar la oportunidad de trabajar con nosotros en este proyecto…"

dice el diccionario que "trabajo" es "ocupación retribuída". Juntar en la misma frase "si buscas trabajo" y "aprovecha la oportunidad de trabajar con nosotros", cuando en realidad se trata de un puto concurso, es cuando menos, torticero.

"En ManOne no estamos de acuerdo con el sistema de formación sin remuneración (por eso aquí vas a tener la tuya)". 

Desde luego, hay que tener un rostro de cemento. Efectivamente, en ningún sitio se habla de concurso, y tampoco de premio. Mejor jugar con las palabras. El concepto de remuneración es la compensación económica por una labor realizada, en ningún caso, el fruto de ganar una competición. Porque entre otras cosas, no hay remuneración para los demás, solo para el que gana. Pero "premio" y "concurso" son palabras que empiezan a estar malditas, lo saben, y buscan otras aunque no se ajusten a la realidad.

Lo hacemos para ti que acabas de terminar tus estudios o buscas una oportunidad y lo único que llega a tus oídos es que la palabra oportunidad no existe...

Esto es en toda regla un "te pego porque te amo", un "me duele más a mí que a ti". Por 300 putos euros vamos a tener decenas de gente trabajando para poder escoger y pagar sólo a uno de ellos, pero hay que decirles que les estamos dando una oportunidad.

Los objetivos de esta propuesta: Dar la oportunidad a los “nuevos talentos” de trabajar sobre un proyecto real, con una agencia a la que a pesar de su experiencia y buena trayectoria, le queda mucho por aprender.

Más de lo mismo, esto es una oportunidad de trabajar. Que cobres o no tu trabajo...

REMUNERACIÓN: 300 € en metálico a través de transferencia a una cuenta verificada por tu banco.
ENTREGA: Al día siguiente de recibir el material solicitado y los datos necesarios para realizar la en metálico a través de transferencia a una cuenta verificada por tu banco.

Tanta obsesión tienen por que esto no parezca un concurso,  por no hablar de "premio", que atendiendo a la literalidad del texto de las bases (no, bases, no, "briefing") todos los participantes por el hecho de mandar una propuesta van a cobrar los 300€, en ningún sitio pone que sea un premio solo para el ganador. Cuando uno tuerce tanto el lenguaje acaba por decir lo que no quiere...

Concluyendo, que esto no es más que otro concurso cutre, para sacarse unos diseños haciendo trabajar a mucha gente sin pagarles. Bien está, que se presenten los mediocres de siempre y obtendrán un resultado como los de siempre... pero dejémonos ya de jugar con el lenguaje del entusiasmo y las oportunidades. Que luego vienen los lloros y el crujir de dientes de community manager. Y por favor, amigo lector, si quieres opinar, no me guarres el blog (desde el cariño lo digo). Vas a su facebook y se lo cuentas a ellos.











Álvaro Sobrino. Diseñador gráfico, periodista y editor.
Mantiene una columna en la revista VISUAL, con el nombre de Crónicas de Pseudonimma, donde recoge opiniones de otros y las suyas propias acerca de la actualidad del diseño español.