Este blog está discontinuado

Hola. Este blog ya no se actualiza. Pero me pareció bien que todo este material siguiera estando ahí. Por si alguna vez alguien quiere leerlo, y por contribuir a la basura informática.
Puedes ver y leer lo que hago y escribo ahora en instagram,
en facebook, en twitter...

21.4.08


Diseño para olvidar (III)

De nada sirvieron las protestas, ahí han quedado esos armatostes. Pasada la tormenta de los primeros días, parece que nos hemos acostumbrado. Madrid es así. Pero a mí me sigue reconcomiendo una cuestión... ¿Para qué sirve el reverso de los tontones que el alcalde nos ha plantado por toda la ciudad? Lo normal es que el publimobiliario urbano cumpla una función (recogida de pilas, etc.) o sufrague otra, como las marquesinas del bus, cuyo coste y mantenimiento corre a cargo de la "explotadora" publicitaria. En el caso de los opis/muppis se justifican porque el reverso se utiliza para información ciudadana o cultural en muchas ciudades. Y sin embargo, ¿alguien sabe qué aporta el reverso de los tontones? Una feísima superficie gris y enorme contamina visualmente sin que nadie sepa porqué. Ya que no están pegados a las paredes ¿por qué no los hicieron de doble cara? Ni siquiera los grafiteros pueden aprovecharlos, cualquiera se arriesga (multa de 6.000 euros). Como tanto gustan ultimamente los concursos abiertos, propongo al alcalde que convoque uno "de ideas" para ver qué hacemos con tantos metros cuadrados de chapa gris.

1 comentario:

noble dijo...

...pues para lo mismo que los que nos calzó en su día la Rudi y hoy continúa el marido de la pianista en Zaragoza... para nada más y nada menos que ganar pasta, los de JCDecaux. Eso sí, en la ciudad del cierzo tuvieron que ponerlos con cuidado que si no los tumbaba el aire.

Álvaro Sobrino. Diseñador gráfico, periodista y editor.
Mantiene una columna en la revista VISUAL, con el nombre de Crónicas de Pseudonimma, donde recoge opiniones de otros y las suyas propias acerca de la actualidad del diseño español.