Este blog está discontinuado

Hola. Este blog ya no se actualiza. Pero me pareció bien que todo este material siguiera estando ahí. Por si alguna vez alguien quiere leerlo, y por contribuir a la basura informática.
Puedes ver y leer lo que hago y escribo ahora en instagram,
en facebook, en twitter...

25.4.08

El diseño florero

El comunicado del post anterior nos lleva a alguna reflexión.

1. Ha sido una asociación catalana, bueno, dos, las que salen en defensa de los diseñadores riojanos... ¿dónde está la "española"?. Ni está, ni se la espera...

2. Hace años que la promoción del diseño está siendo confundida con el DPO (diseño de protección oficial). Y de eso no se han librado ni las autonomías, ni el ministerio, ni las fundaciones, ni las asociaciones.
Consiste en gastarse el presupuesto en pagar poco y mal a los diseñadores para que trabajen para unas empresas a las que les sale gratis el encargo. La consecuencia es que muchas veces ni siquiera llegan a implantarse los resultados, pero como el empresario no paga, no le importa. Y tampoco lo valora. Los diseñadores entran a regañadientes a este trapo que saben que es pan para hoy y hambre para mañana. Lleva haciéndose décadas, y alguna vez alguien debería analizar los resultados, hacer la estadística de cuántos de esos trabajos llegaron a utilizarse o a producirse, de cuánto han invertido después en diseño esas empresas. Salvo casos aislados, el modelo es un rotundo fracaso, y esas excepciones son seguramente las empresas que ya invertían en diseño, hubiera o no peonada.

3.Todo es susceptible de hacerse peor, y El Gobierno de la Rioja vía ADER/CEDIR, reinventa la fórmula que de inoperante pasa directamente al escándalo.
Esta vez no son los diseñadores gráficos e industriales, de la Rioja o de fuera, los llamados. Alguien ha tenido una vez más la feliz idea de que el diseño y los resultados no es lo importante, lo que de verdad fomenta y promociona es el impacto mediático, el vocerío. Y eso parece ser exclusivo de los diseñadores de moda, de algunos de ellos.

4. El "reestilismo" de una etiqueta de vino blanco va a costar más de lo que cobrará Cruz Novillo por el sistema de identidad del Gobierno de España, por poner un ejemplo. Estamos todos locos.

2 comentarios:

gor.k dijo...

¿para estos casos no se montó un colegio de diseñadores? ¿para qué sirve?

jordi dijo...

L'Álvaro parla català!!! Molt guapa la xerrada...en una altra ocasió et saludo. Ahir, em queia.

Álvaro Sobrino. Diseñador gráfico, periodista y editor.
Mantiene una columna en la revista VISUAL, con el nombre de Crónicas de Pseudonimma, donde recoge opiniones de otros y las suyas propias acerca de la actualidad del diseño español.