Este blog está discontinuado

Hola. Este blog ya no se actualiza. Pero me pareció bien que todo este material siguiera estando ahí. Por si alguna vez alguien quiere leerlo, y por contribuir a la basura informática.
Puedes ver y leer lo que hago y escribo ahora en instagram,
en facebook, en twitter...

23.9.08


Una más de carteles de fiestas: ha sido en Logroño. Otro plagio, y esta vez por Icono Gráfico, un estudio local establecido, ni aficionados ni estudiantes. Lo de los concursos de carteles es una sangría, cada vez se convocan más y con menos criterio.

3 comentarios:

dosdedos dijo...

Y digo yo: ¿no es un poco excesivo darlos por culpables? En el recorte de periódico se dice que lo están chequeando. De ahí a decir que lo hicieron... ¿has hablado con la gente del estudio?

:-)

Anónimo dijo...

Hola, dosdedos.
Lo que dice en el recorte es que el Ayuntamiento está comprobando "si vulnera las bases del concurso", no si es un plagio (que evidentemente, muy original, no es). Son políticos, y lo único que les preocupará, como pasa siempre, es meterse en un lío si editan el cartel y el autor del original les denuncia. Harán lo que digan sus abogados. Pero aunque el cliente siempre tiene razón, no dejará de ser un plagio aunque el ayuntamiento diga lo que le dé la gana, que será lo que políticamente le interese: si los autores son amigos de alguien, lo defenderán, si no, los dejarán a los pies de los caballos, para eludir su parte de culpa, que también la tienen.

Anónimo dijo...

Lo preocupante es que un estudio reconocido se presente a este tipo de concursos, que no valen ni para los estudiantes... si además lo hace con un diseño copiado de un libro (hay que comprar más libros y mejores, da una idea del nivel ver de donde copian...) resulta vergonzoso. Si al final les quitan o no el premio, si utilizan o no ese cartel, es lo de menos, lo que queda en cuestión es un sistema de concursos deplorable, al que se apuntan cada vez mas los ayuntamientos y los ministerios...

Álvaro Sobrino. Diseñador gráfico, periodista y editor.
Mantiene una columna en la revista VISUAL, con el nombre de Crónicas de Pseudonimma, donde recoge opiniones de otros y las suyas propias acerca de la actualidad del diseño español.