Este blog está discontinuado

Hola. Este blog ya no se actualiza. Pero me pareció bien que todo este material siguiera estando ahí. Por si alguna vez alguien quiere leerlo, y por contribuir a la basura informática.
Puedes ver y leer lo que hago y escribo ahora en instagram,
en facebook, en twitter...

8.12.08

me traigo este párrafo del blog de Xenia:

y digo yo: a la vista de que la Administración pública Española parece menospreciar repetidamente los derechos de los profesionales agrupados bajo el epígrafe 74.10 de la CNAE, adjudicando los trabajos que les son propios a aficionados y a estudiantes, ¿no podría este colectivo emprender una reclamación a la luz de las normas de responsabilidad patrimonial del Estado por la posible lesión de sus derechos profesionales? tal vez sería la forma de explicarles claramente, y en un lenguaje que ellos entienden, que es ilógico que contemplen la posibilidad de confiar el programa de identidad corporativa de un gobierno europeo a un estudiante de arte. es que todo lo demás ya lo hemos hecho y, al fin y al cabo, tenemos en este país una judicatura tan peculiar que es más que probable que encontremos un magistrado que quiera defender una causa así...


Es una visión nueva de un problema que no hemos sido capaces de afrontar. Supongo que no "prosperaría", pero el solo intento de que alguna asociación, alguno de los "centros de diseño" tirara una vez por ese camino abriría un debate. Ya sé que por competencias lo lógico sería que lo hiciera el inoperante col.legi, pero sería tal la sorpresa de que por una vez hicieran lo que se espera de ellos, que prometo que si sucediera les mando un jamón.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola de nuevo, apreciado Álvaro

Yo también estoy esperando una muestra de contundencia por parte del Col·legi catalán,... o por parte del Col·legi de Dissenyadors del País Valencià (que también incluye a los diseñadores gráficos... De todas formas, si me permites, me sorprende que, en una entrada anterior digas esto:
«(...) La Generalitat les concedió finalmente su colegio, pero con buen criterio decidió que fuera voluntario, o lo que es lo mismo, innecesario e inoperante, una anécdota en la estructura profesional del diseño (...)». O nos jactamos de su inoperancia o esperamos que haya una institución que "opere" de una vez por todas ante tanta estulticia, tanto atropello, tanto intrusismo y tanto ninguneo de la profesión. Pagamos una cuota trimestral no precisamente irrisoria para que se nos defienda.

De todas formas, para escandalosa, una campaña municipal del consistorio de mi ciudad, desde la concejalía de Cultura y Juventud. Se insta a jóvenes de hasta 30 años a "promocionar sus diseños gráficos" encargándose de toda la información gráfica de dicha concejalía elabornado TODOS los soportes (folletos, anuncios en prensa, banderolas, OPIS y cartelería,...), agárrense Sres., a cambio DE VER PUBLICADA SU OBRA y de entradas para ir al teatro. Por cierto, en ningún apartado del folleto en cuestión dice nada de requisitos académicos ni de ningún tipo. Para mandarles una amistosa carta-bomba, vamos!
(Si te interesa, como documento o expediente "X", lo tengo escaneado y te lo puedo mandar).

Salu-2 y felicidades por los 20 años de "Visual".

Manel

Alvaro dijo...

Hola, Manel.

A lo que me refería es a que un colegio voluntario es una contradicción: al final es un club social y una tarjeta de economato, no vale como interlocutor, no puede regular la profesión, está vacío de contenido. Cosa de la que nos alegramos algunos que no vemos ventajas en que nos interlocuten, ni nos regulen. Si además no es representativo (como es el caso) solo distorsiona nuestra realidad, que ya de por sí es complicada.
Por cierto, no encuentro información del colegio valenciano, si no te refieres al de diseñadores de interiores.
Y me encantaría que me mandaras ese expediente X, ya sabes que les tengo debilidad...

salut,

Anónimo dijo...

Hola otra vez,

He mandado un mail a tu atención a la dirección electrónica de "Visual" (aquí en el blog, no he sabido encontrarlo...?), con el folleto de marras escaneado en escala de grises (JPEG).

La cuestión del Col·legi es que parece ser que hay una animadversión de punto de partida 1) "a que sea operativo" y 2) a que "no sea voluntario" (???). No sé, dejémoslo, simplemente en que hay un gran colectivo de profesionales quemados por el mamoneo que, si en BCN y Madrid es "X", en provincias es 100 x X y que un día apostamos porque haya una instancia con poder vinculante para defendernos de tal estado de cosas. Admito que, de momento, el resultado es nulo.

Del colegio prfesional valenciano, sólo tuve en mis manos una guía orientativa de tarifas que me pasó un colega. Eran tarifas del ámbito gráfico y las consulté para facturar una imagen gráfica corporativa. Desde que me colegié en el Col·legi catalán, me dijeron que las tarifas o "precios cerrados" eran desaconsejados y, "en un foturo, serían prohibidos" (!!??).

Salu-2 efusivos

Manel

Nano dijo...

No se si es un consuelo o una señal más de que algo va muy mal, pero no somos el único país donde se han puesto de moda este tipo de concursos.
En Ciudad de Méjico llevan ya un tiempo de escándalos con los diseños presentados para la imagen de la ciudad.
Finalmente, las autoridades convocantes han tenido que rectificar, aunque sólo en parte, después de recibir las presiones de las asociaciones de diseñadores mejicanos.
Si, por supuesto que los colegios profesionales y asociaciones pueden hacer algo: ruido. Con eso yo me conformaría.
Las pocas veces que lo hemos intentado ha tenido que ser a nivel personal, y la prensa ha sesgado las opiniones de nuestros colegas hasta que ha parecido un grupo de elitistas enfurruñados porque les pisan su parcelita.
Lo que debería quedar claro de cualquier actuación al respecto es que no se trata de pasar el cazo cada vez que haya que elegir un color para una tipografía, sino de dotar a esta profesión de la dignidad de la que lleva gozando décadas en otros paises europeos.

Álvaro Sobrino. Diseñador gráfico, periodista y editor.
Mantiene una columna en la revista VISUAL, con el nombre de Crónicas de Pseudonimma, donde recoge opiniones de otros y las suyas propias acerca de la actualidad del diseño español.