1.3.12

insumisión cultural

Seguro que has oído hablar al ministro de cultura –y a su antecesora– de las "descargas ilegales", cuando en nuestro país, lo dice la ley y lo ratifican las sentencias, las descargas no son ilegales. La criminalización de los enlaces a contenidos y las descargas ha sido una constante, y detrás de ello se consigue crear incertidumbre. Cuando la incertidumbre se refiere a consecuencias penales, se convierte en miedo. Y el miedo es la herramienta para la sumisión.

Así, hace un año en este post me autoinculpé por el uso de contenidos sometidos a copyright. Ahora toca dar un paso más, y para ello me he sumado a la iniciativa de la gente de Hacktivistas, “Wert de enlaces“. En este momento, son ya más de 300 las páginas de todo tipo en las que es posible encontrar el enlace para descargar el archivo sujeto a derechos de autor. Con ello, queda resuelta la situación legal de este blog: aunque no está claro que vulnere la ley (de demostrarlo se trata) esta página será denunciada ante la "Comisión" por el creador del archivo.

¿Qué es Wert de enlaces?
Se ha elegido una obra con Copyright© de un socio de la SGAE. Animamos a todas a que participen en esta acción: consiste en enlazar o usar su obra sin su permiso y acceder a ser denunciadas por el creador ante la comisión del Ministerio de Cultura encargada sin proceso judicial de tramitar las denuncias de la llamada Ley Sinde-Wert. A partir del 1 de marzo (día en el que entra en vigor la aplicación de dicha ley) el autor, seguramente molesto en algún momento, nos presentará una denuncia a todas las páginas que hemos enlazado su obra.
Como verás, en la página hay un listado de webs que se han agregado a esta iniciativa, que en resumen, lo que hace es enlazar contenido a una obra de un autor socio de la SGAE sin permiso.

Como ha escrito David Bravo:
"La industria del copyright movió un dedo y se enviaron cartas advirtiendo de acciones legales. Cuando las cartas se ignoraron, la industria movió un dedo y se interpusieron las acciones judiciales. Cuando los jueces resolvieron en favor de denunciados y demandados, la industria movió un dedo y se recurrieron las resoluciones. Cuando volvieron a perder en los juzgados, la industria movió un dedo y desaparecieron los jueces".

Si deseas bajarte el contenido, este es el enlace:
labioswert Bájame
Álvaro Sobrino. Diseñador gráfico, periodista y editor.
Mantiene una columna en la revista VISUAL, con el nombre de Crónicas de Pseudonimma, donde recoge opiniones de otros y las suyas propias acerca de la actualidad del diseño español.